Un estudio aparecido recientemente en la revista Neurology, en su versión electrónica, apunta a la posible relación entre tener una historia previa de depresión y la enfermedad de Alzheimer. Más concretamente, en este trabajo sus autores concluyen que la depresión podría estar asociada con un riesgo de sufrir enfermedad de Alzheimer hasta cuatro veces mayor, en comparación con aquellas personas que no han padecido dicho trastorno del estado del ánimo.

En este estudio, realizado por un equipo del Centro Médico de la Universidad Erasmus de Rotterdam (Países Bajos), participaron un total de 503 personas con una edad comprendida entre los 60 y los 90 años, que no presentaban demencia alguna en el momento del estudio. Los sujetos reportaron a los investigadores su historia previa con respecto a episodios depresivos a lo largo de su vida, de los cuales, un total de 134 personas (26,6% de la muestra) manifestaron haber padecido, al menos, un episodio de depresión que les había llevado a solicitar atención sanitaria.

Una vez establecido el historial previo en cuanto al estado emocional, se hizo un seguimiento de los participantes durante una media de 6 años. En este lapso de tiempo, 33 personas desarrollaron enfermedad de Alzheimer y aquéllas que habían sufrido depresión presentaron una probabilidad 2,5 veces más alta a desarrollar esta patología con respecto a las que nunca habían padecido el trastorno.

Si bien en este trabajo se tenía en cuenta una propuesta teórica en la que se apunta que la depresión conduce a la pérdida de células en dos áreas del cerebro, concretamente en el hipocampo y la amígdala, y que este hecho podría contribuir a la aparición de la enfermedad de Alzheimer; lo cierto es que esta investigación no descubrió diferencias en el tamaño de estas dos áreas cerebrales entre personas con y sin depresión.

Partiendo de estas consideraciones, los autores de la investigación están de acuerdo en que todavía no está claro que la depresión contribuya al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer o si, por el contrario, existen otros factores desconocidos que causen o se relacionen con la depresión y demencia; por lo que reconocen la necesidad de seguir investigando en este campo para poder establecer las posibles relaciones entre depresión y demencia.

Artículos Relacionados
EL CRE DE ALZHEIMER Y OTRAS DEMENCIAS ESTABLECE SUS LÍNEAS DE ACTUACIÓN – ENTREVISTA A SU DIRECTORA
CONGRESO-UPDATE DE PSICOGERIATRÍA, DEMENCIAS Y ENFERMEDAD DE ALZHEIMER- DEL 25 AL 28 DE JUNIO DE 2008
LA SOBRECARGA EN LOS CUIDADORES- ENTREVISTA AL GANADOR DEL IV PREMIO HUMANITAS
UN ESTUDIO CATALÁN REVELA DIFERENCIAS EN EL PATRÓN DE PÉRDIDA DE MEMORIA DE LOS ENFERMOS DE ALZHEIMER
ATENCIÓN A ENFERMOS DE ALZHEIMER Y OTRAS DEMENCIAS: A. LOSADA BALTAR, SERVICIO DE PSICOLOGÍA CLÍNICA U. REY JUAN CARLOS
100 AÑOS DE LUCHA CONTRA EL ALZHEIMER – ENTREVISTA A MANUEL L. GONZÁLEZ
21 DE SEPTIEMBRE: DÍA MUNDIAL DEL ALZHEIMER
ALZHEIMER: ENTREVISTA A SARA FERNÁNDEZ GUINEA
¿ES POSIBLE PREVENIR LA DEMENCIA?
UN ESTUDIO CONCLUYE QUE LAS ANCIANAS SON MÁS SUSCEPTIBLES A LA DEPRESIÓN QUE LOS VARONES DE LA MISMA EDAD