La falta de adaptación de los entornos de ocio y recreativos provoca que las personas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) no puedan disfrutar de las actividades existentes en igualdad de condiciones que el resto de la sociedad.

Así lo afirma la Comisión de Ocio de Autismo de Madrid en una nueva guía a través de la cual recoge una serie de recomendaciones orientadas a adaptar las salas de cine a personas con TEA, en aras de fomentar una mayor inclusión y promover su adaptación a esta actividad de ocio.

Tal y como señala la guía, para adaptar las sesiones de cine es esencial implementar una serie de cambios sutiles en la proyección, con el fin de que las personas con dificultades sensoriales tengan una experiencia más positiva de la que tendrían en una sala de cine convencional. Estos cambios se abordan desde diversos puntos: facilidad de acceso, luces y sonido, tipos de películas, descansos, libertad de movimiento y uso de dispositivos, comida, esperas, etc.

Foto: Adrien Olichon Fuente: pexels Fecha descarga: 28/06/2021

Acudir a una sesión de cine puede conllevar días previos de preparación, dado que prepararse para una sesión de cine puede ser muy estresante para las personas con TEA. Por ello, y con el fin de reducir situaciones de estrés y/o ansiedad, es fundamental hacer un trabajo previo de anticipación, brindándoles una gran cantidad de información antes de acudir al cine. Como bien indican los autores de esta guía, “estas personas tienen la necesidad de visualizar su entorno, permitiéndoles entender la información, orientarse en el entorno, de una forma esquemática y sencilla utilizando sus pictogramas de uso habitual”.

Para tal fin, pueden utilizarse pictogramas (pictogramas arasaac), o impulsar la comunicación y la comprensión a través de apoyos visuales (por ej., historias sociales), por ejemplo.

Asimismo, las personas con TEA pueden ser extremadamente sensibles a algunos estímulos del ambiente, resultándoles molestos o dolorosos (ruidos, luces, etc.), llegando incluso a provocarles una crisis emocional, siendo por ello un reto el estar en contextos con sobrecarga sensorial/estimular.

El documento advierte de las consecuencias de estar expuestos a películas que incluyan estímulos agresivos o estímulos sensoriales muy intensos, al desencadenar una gran alteración. Es importante seleccionar películas adecuadas para ellos que no incluyan este tipo de estímulos, evitando como películas con demasiadas fluctuaciones de luz y sonido y que pueden ser un riesgo para personas con epilepsia fotosensible.

Para que las personas con TEA tengan una experiencia positiva es necesario tener en cuenta dos aspectos: la formación de todos los profesionales del cine y la sensibilización de la sociedad.

Guía de apoyo: adaptación de salas de cine para personas con TEA

Artículos Relacionados
Guía de accesibilidad e inclusión en festivales de música
Material para abordar la educación sexual en los y las menores con TEA
Necesidades del alumnado con trastorno del espectro del autismo
Cómo mejorar el bienestar emocional en personas con trastorno del espectro del autismo, guía
Un nuevo estudio pone de relieve la importancia de la detección temprana en los Trastornos del Espectro del Autismo
Señales de alarma de Trastornos del Espectro del Autismo durante el primer año de vida