La comunicación no violenta es una herramienta para comunicarnos de forma más efectiva usando la empatía, y resolver los conflictos sin violencia ni coacción. Supone cambiar nuestra mentalidad basada en juicios y normas estáticas, en qué está bien y qué está mal, por un método basado en la expresión honesta y la escucha empática, buscando la satisfacción de todas las partes”. Así lo define la breve Guía para la comunicación no violenta, en la que se especifican los pasos para entrenar formas más asertivas de comunicación con los demás.

La comunicación no violenta requiere un proceso que consta de cuatro pasos: observación de lo que nos causa malestar, identificación de los sentimientos y emociones que nos genera, identificación de las necesidades no satisfechas que hay detrás de esas emociones y petición de cambio a la otra persona.

 

Autor: Vera Arsic Fuente: 
Pexels Fecha descarga: 07/05/2021

Así, un ejemplo de este tipo de comunicación, según se recoge en el texto, sería: “cuando encuentro los trastos sucios en el fregadero me siento agobiad@ porque necesito orden y limpieza, ¿estarías dispuest@ a lavar los platos cuando termines de comer?”. La guía describe con ejemplos, cómo ejecutar cada uno de estos pasos.

Puede descargarse la guía en el siguiente enlace:

Breve guía para la comunicación no violenta

Artículos Relacionados
Guía para ayudar a los niños y niñas con los estudios desde la familia
Dinámicas para prevenir conflictos en Instagram entre adolescentes
Claves para resolver de forma positiva conflictos cotidianos en la familia
Mediación, el arte de empoderar a las personas