La organización Mental Health Europe (MHE) -que agrupa a más de 3.000 ONGs y asociaciones de salud mental en toda Europa-, ha emitido una nota de prensa a través de la cual manifiesta su satisfacción ante la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de rechazar la solicitud del Comité de Bioética del Consejo de Europa de desarrollar un dictamen consultivo sobre dos disposiciones del Convenio sobre Derechos Humanos y Biomedicina (Convenio de Oviedo) relacionadas con el tratamiento forzoso de personas con discapacidad psicológica y social.

Tal y como señala MHE, desde que, en el año 2013, el Comité de Bioética del Consejo de Europa decidiese redactar un Protocolo Adicional al Convenio de Oviedo con el propósito de incluir y regular las medidas de tratamiento e ingreso involuntarios en salud mental, las organizaciones que representan a los/as usuarios/as y “supervivientes de la Psiquiatría”, las personas con experiencia vivida y las personas con discapacidad, así como los expertos de las Naciones Unidas y los órganos internos del Consejo, han criticado enérgicamente el trabajo del Comité de Bioética, pidiendo que se retire el borrador.

Como han venido explicando los detractores del proyecto de Protocolo Adicional al Convenio, esta iniciativa constituiría una violación de los Derechos Humanos, dado que el internamiento y el tratamiento involuntarios de personas con problemas de salud mental en instituciones psiquiátricas son prácticas prohibidas por la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad.

De igual modo, con su adopción se corre el riesgo de instaurar la institucionalización de las personas con discapacidad, una práctica rechazada por el Comité de los Derechos de las Personas con Discapacidad y el Relator Especial sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. En este sentido, advierten del incremento de prácticas coercitivas que se ha registrado en Europa durante las últimas décadas, especialmente en el caso de los países que han adoptado una legislación sobre el tratamiento e internamiento involuntarios similar a la impulsada por el proyecto de protocolo adicional, un hecho que va totalmente en contra de un cambio del paradigma biomédico imperante en salud mental.

A este respecto, el pasado año, Mental Health Europe, junto con Organizaciones representativas en el ámbito de la salud mental y la discapacidad como Autism Europe, Inclusion Europe, el European Disability Forum (EDF) y la International Disability Alliance (IDA), presentaron conjuntamente una intervención de terceros instando al Tribunal a considerar la convención internacional, las normas internacionales y las decisiones sobre derechos humanos así como los informes sobre prácticas europeas orientadas a poner fin a la coerción en salud mental, y a garantizar que su opinión consultiva estuviese alineada con esos instrumentos.

MHE ha expresado su gratitud porque estas preocupaciones colectivas hayan sido reconocidas y tomadas en cuenta en la opinión del Tribunal, que ha rechazado la solicitud del Comité de Bioética de emitir su posicionamiento con respecto a la inclusión del Protocolo adicional al Convenio de Oviedo, señalando que la opinión consultiva que se le pedía no es de su competencia.

Teniendo en cuenta que la decisión del Tribunal Europeo de DDHH es definitiva, Mental Health Europe solicita con urgencia al Comité de Bioética del Consejo de Europa y a los Estados miembros a que pongan fin de inmediato “al lamentable trabajo que se está llevando a cabo sobre el Convenio de Oviedo, que refleja un enfoque obsoleto e impulsado por la biomedicina”.

Asimismo, si bien considera que esta es una victoria importante, subraya la necesidad de continuar los esfuerzos para pedir la retirada del proyecto de protocolo adicional a la Convención de Oviedo, cuya inclusión será votada por los miembros de la Comisión del Comité de Bioética en noviembre de 2021 y, aprobada posteriormente, por el Comité de Ministros en 2022.

La organización Mental Health Europe concluye poniendo de relieve la trascendencia de que el Consejo de Europa y los Estados europeos respeten los derechos de las personas con discapacidad psicológica y social y avancen hacia el pleno cumplimiento de los Derechos Humanos y #WithdrawOviedo, “antes de que sea demasiado tarde”.

Fuente: Mental Health Europe

Artículos Relacionados
Objetivo: frenar la aprobación de protocolo del Convenio de Oviedo sobre ingresos forzados en salud mental
Organizaciones europeas publican un manual para acabar contra el tratamiento e ingreso involuntarios en salud mental
Organizaciones europeas se movilizan contra la aprobación del tratamiento e ingreso forzosos en salud mental
Comunicado conjunto
Organizaciones europeas se unen en contra del ingreso y tratamiento forzosos del Protocolo Adicional a la Convención de Oviedo
El Tribunal Europeo rechaza establecer un dictamen sobre del tratamiento forzoso de las personas con discapacidad (Convenio de Oviedo)