Los pacientes con una historia previa de problemas de ansiedad y depresión tienen más riesgo de sufrir trastorno por estrés postraumático (TEPT) tras ser diagnosticados de cáncer, según sugiere una reciente investigación publicada en Journal of Traumatic Stress.

En el estudio, realizado por la University Medical Center de Ohio (EEUU), participaron 74 mujeres diagnosticadas de cáncer de mama. Los investigadores encontraron que cerca del 16% de las participantes sufrieron TEPT durante los 18 meses siguientes al diagnóstico de la enfermedad de cáncer. En este grupo de pacientes se observó una probabilidad mayor de haber padecido una historia previa de problemas del estado de ánimo (más del doble) y de problemas de ansiedad (3 veces mayor) antes de recibir el diagnóstico.

Asímismo, un 20% de la muestra manifestó haber experimentado síntomas de TEPT "sub-sindrómicos", es decir, síntomas de malestar significativos asociados a TEPT pero de menor intensidad, que no son suficientes para recibir el diagnóstico completo de TEPT. Este segundo grupo fue más propenso a haber padecido una historia previa de problemas de depresión, y no tanto de ansiedad.

El trastorno por estrés postraumático (TEPT) es un trastorno de ansiedad que se presenta como reacción a un acontecimiento emocional intenso, como una agresión violenta, un desastre natural u otro suceso que pueda suponer una amenaza para la vida de la persona. En este sentido, recibir el diagnóstico de cáncer y su tratamiento, lo que supone una nueva situación generadora de ansiedad, también puede desencadenar el desarrollo de TEPT. Los síntomas del TEPT interfieren notablemente con la vida diaria e incluyen revivir el suceso en forma de pesadillas; evitar a personas, lugares y cosas relacionadas con el acontecimiento; sentimientos de soledad y pérdida de interés en las actividades cotidianas; dificultades para mantener la atención y problemas de sueño, entre otros.

Los resultados del estudio ponen de manifiesto la necesidad de evaluar antecedentes de trastornos del estado de ánimo en personas que acaban de recibir el diagnóstico de cáncer, así como la importancia de que estos pacientes puedan recibir atención psicológica tras el diagnóstico, para minimizar el impacto psicológico de la enfermedad, facilitar su adaptación y mejorar su calidad de vida.

El artículo original puede encontrarse en la revista Journal of Traumatic Stress:  Shelby, R.A., Golden-Kreutz, D.M., Andersen, B. (2008). PTSD diagnoses, subsyndromal symptoms, and comorbidities contribute to impairments for breast cancer survivors. Journal of Traumatic Stress, 21 (2), 165-172.  

Artículos Relacionados
UN ESTUDIO DEL ICO CONCLUYE QUE 1 DE CADA 4 PACIENTES CON CÁNCER PRESENTA ANSIEDAD Y DEPRESIÓN
EL PAPEL DEL PSICÓLOGO EN LA ADAPTACIÓN A LA IMAGEN CORPORAL DE MUJERES CON CÁNCER DE MAMA
LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA A ENFERMOS DE CÁNCER EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS
CIU RECLAMA LA NECESIDAD DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA PARA LOS ENFERMOS DE CÁNCER
LA PSICOLOGÍA EN EL ÁMBITO ONCOLÓGICO – ENTREVISTA A MARÍA DIE TRILL
LA NECESIDAD DE LA INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN LA ENFERMEDAD ONCOLÓGICA - ENTREVISTA A J. A. CRUZADO
LA ESTRATEGIA FRENTE AL CÁNCER DEL SISTEMA SANITARIO INCLUYE LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA
INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN CÁNCER – PILAR ARRANZ
LOS PSICÓLOGOS AYUDAN A LOS PADRES DE NIÑOS CON CÁNCER A CONVIVIR CON LA ENFERMEDAD