La calidad de vida afecta, de manera independiente, al índice de supervivencia en pacientes de cáncer. Estas son las conclusiones de dos meta-análisis realizados con amplias muestras de pacientes, que se han dado a conocer en el 44th Annual Meeting de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology, ASCO), celebrado el pasado mes de Junio de 2008.

 

En el primer estudio, llevado a cabo por investigadores de la Clínica Mayo, participaron 3.704 pacientes de cáncer en fase avanzada de la enfermedad. Al iniciar la investigación, se evaluó la calidad de vida de los participantes mediante una escala de 100 puntos. Los resultados mostraron que la calidad de vida es un predictor fuerte e independiente del índice de supervivencia en cáncer. Así, al dividir la muestra en función de una puntuación de 83 puntos en calidad de vida, los investigadores encontraron que los pacientes con puntuaciones iguales o superiores a 83 puntos sobrevivieron 6 meses más que los pacientes con puntuaciones por debajo de este punto de corte. Por otro lado, al separar la muestra en una puntuación media de 50 puntos en calidad de vida, los resultados fueron todavía más pronunciados: las personas con puntuaciones superiores a 50 puntos mostraron un índice de supervivencia mayor, en concreto, sobrevivieron una media de 8 meses más, que los pacientes con puntuaciones bajas en calidad de vida (50 puntos o menos). Además, estos resultados fueron consistentes a lo largo de diferentes tipos de cáncer (gastrointestinal, genitourinario, de pulmón, de mama y cerebral) e independientes de la capacidad del individuo para autocuidarse (una medida tradicional de la evaluación de la calidad de vida).

El segundo meta-análisis, dirigido por Chantal Quinten del departamento de calidad de la Organización Europea para la Investigación y el Tratamiento del Cáncer (European Organization for Research and Treatment of Cancer, EORTC), mostró resultados similiares. En esta ocasión, participaron más de 10.000 pacientes de cáncer que completaron un conjunto de 15 intrumentos de evaluación de calidad de vida. En el análisis de resultados, se observó que determinados parámetros de la calidad de vida, como el funcionamiento físico, el funcionamiento cognitivo, el estado de salud global, la fatiga, la presencia de naúseas y vómitos, el dolor, la disnea y la pérdida de apetito fueron los mejores predictores del índice de supervivencia. Además, estos resultados fueron consistentes a lo largo de 11 tipos de cáncer diferentes.

En conclusión, la calidad de vida está en el punto de mira de las investigaciones recientes sobre cáncer. Ambos estudios, realizados con amplias muestras de pacientes, subrayan el importante papel que juegan el bienestar psicológico y la calidad de vida en la determinación de la supervivencia del enfermo, independientemente del tipo de cáncer que se le haya diagnosticado.

Según han señalado los expertos durante el Congreso, estos resultados ponen en evidencia que la calidad de vida debería incorporarse de manera rutinaria en los protocolos de evaluación de pacientes afectados de cáncer, y deberían sentar las bases para futuras y prometedoras líneas de investigación en el tratamiento de esta enfermedad.

Referencia:

American Society of Clinical Oncology (ASCO) 44th Annual Meeting. Abstract 9515 y 9516. Presentados el 2 de Junio de 2008.

Artículos Relacionados
CIU EXIGE NUEVAMENTE QUE LA SANIDAD PÚBLICA GARANTICE LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA A LOS ENFERMOS DE CÁNCER Y A SUS FAMILIARES
LOS PACIENTES CON CÁNCER SON MÁS VULNERABLES A PADECER TRASTORNO POR ESTRÉS POSTRAUMÁTICO
EL PAPEL DEL PSICÓLOGO EN LA ADAPTACIÓN A LA IMAGEN CORPORAL DE MUJERES CON CÁNCER DE MAMA
UN ESTUDIO DEL ICO CONCLUYE QUE 1 DE CADA 4 PACIENTES CON CÁNCER PRESENTA ANSIEDAD Y DEPRESIÓN
LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA A ENFERMOS DE CÁNCER EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS
LA NECESIDAD DE LA INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN LA ENFERMEDAD ONCOLÓGICA - ENTREVISTA A J. A. CRUZADO
LA ESTRATEGIA FRENTE AL CÁNCER DEL SISTEMA SANITARIO INCLUYE LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA
INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN CÁNCER – PILAR ARRANZ