Según una reciente investigación, los sentimientos de aislamiento social pueden provocar una sensación térmica de frío.

El uso de términos relacionados con bajas temperaturas (frío, frialdad, hielo... etc.) para describir sensaciones de soledad y exclusión social es una tendencia extendida en diferentes culturas. Sin embargo, parece que el uso de este tipo de metáforas no es aleatorio, sino que obedece a la manera en la que percibimos y entendemos las interacciones sociales. Al menos, ésta es la conclusión de un estudio publicado recientemente en la revista Psychological Science.

 

Para la realización del trabajo, los autores llevaron a cabo dos experimentos. En el primer estudio, los investigadores solicitaron a un grupo de personas que recordaran una situación en la que se sintieron excluidos socialmente y, posteriormente, que estimaran la temperatura ambiente, y compararon sus respuestas con las de otro grupo a los que solicitaron recordar una experiencia de inclusión positiva. Los resultados mostraron que las personas que tuvieron que recordar una experiencia de soledad percibieron que la temperatura de la habitación era más fría al comparar sus respuestas con las del otro grupo.

En un segundo estudio, los investigadores indujeron los sentimientos de exclusión social mediante un juego de ordenador en el que se manipuló la posibilidad de participación de los jugadores. Al finalizar la actividad, los participantes puntuaron su grado de deseabilidad hacia ciertos alimentos y bebidas frías o calientes (café, sopa, coca-cola, etc.). En la línea del estudio anterior, los participantes que fueron excluidos durante la realización del juego virtual mostraron una preferencia mayor hacia los alimentos y bebidas calientes.

Así, si bien en la literatura científica existen trabajos que han asociado la exclusión social con sentimientos de ansiedad, depresión e incluso dolor físico, se trata del primer trabajo que ha analizado la asociación entre exclusión social y percepción de frío. Según los autores del estudio, "la experiencia de exclusión social hace sentir frío literalmente".

Asimismo, los resultados de este trabajo apoyan la idea de que la percepción social se construye a través de representaciones mentales físicas y sensoriales y abren una interesante línea de investigación acerca de la interacción entre los procesos cognitivos y la temperatura ambiental, así como sobre el estudio e intervención con determinados trastornos afectivos asociados a cambios estacionales.

El artículo original puede encontrarse en la revista Psychological Science:
Zhong, Ch., Leonardelli, G.J. (2008). Cold and lonely: does social exclusion feel cold? Psychological Science, 19 (9), en prensa.

Fuente:
Association for Psychological Science 

Artículos Relacionados
EXCLUSIÓN SOCIAL Y PSICOLOGÍA - DÍA DE LOS SIN TECHO
LA ATENCIÓN A PERSONAS EN SITUACIÓN DE EXCLUSIÓN SOCIAL Y SIN HOGAR - I ENCUENTRO ANDALUZ
EL AISLAMIENTO SOCIAL ESTRESA
REPUTACIÓN, SOLEDAD, SATISFACCIÓN CON LA VIDA Y CONDUCTA VIOLENTA EN LA ADOLESCENCIA
LA COGNICIÓN SOCIAL EN LA ESQUIZOFRENIA
EXPLICACIONES CAUSALES, ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO Y BIENESTAR PSICOLÓGICO
ANSIEDAD Y ATENCIÓN HACIA ESTÍMULOS EMOCIONALES DE VALENCIA NEGATIVA