Más de 450 expertos de 16 países han advertido que para alcanzar el progreso económico y social se tiene que tener en cuenta la riqueza mental de las naciones, es decir, potenciar la salud mental de los ciudadanos. Así lo han establecido en un informe publicado este mes de octubre en la revista Nature, titulado "Proyecto de previsión sobre capital mental y bienestar".

El trabajo ha sido coordinado por John Beddington, uno de los principales asesores científicos del gobierno británico, con el objetivo de establecer recomendaciones a nivel internacional. Durante dos años, mediante un proceso de revisión por pares el grupo de expertos ha revisado numerosas evidencias científicas y han establecido reuniones internacionales para estudiar la repercusión de la situación actual en el futuro del desarrollo mental, con la finalidad de delimitar qué puede hacerse para resolver los retos de la depresión, la demencia, las dificultades de aprendizaje y la enfermedad mental.

De acuerdo a su informe, las sociedades actuales están experimentando una serie de cambios que suponen nuevos retos y necesidades y que amenazan, hoy más que nunca, la salud mental de los ciudadanos. Entre los nuevos desafíos a los que se tienen que hacer frente se encuentran el aumento de la competitividad laboral y el estrés, el incremento de responsabilidades y la sobrecarga derivada del cuidado de niños y ancianos, la ampliación de la esperanza de vida con el consiguiente aumento del riesgo de enfermedades degenerativas, etc.

Según los autores del informe, existen dos marcadores de progreso económico que están íntimamente relacionados: el bienestar mental y el capital mental, definido este último como "la unión entre la habilidad cognitiva, la flexibilidad y eficiencia en el aprendizaje, y la inteligencia emocional, que abarca la resiliencia (o fortaleza ante el estrés) y las habilidades sociales".

De esta manera, la forma en que las diferentes naciones desarrollan y hacen uso de su capital mental va a incidir directamente no sólo en la prosperidad y en la competitividad económica sino también en la salud mental, el bienestar o la cohesión social de la población.

Así, el capital mental es la pieza angular sobre la que los gobiernos pueden potenciar su progreso económico y social. Algunas de las líneas de acción que se deben impulsar en los próximos 20 años para asegurar el capital mental según señalan los expertos son:

- La intervención temprana para tratar las dificultades de aprendizaje en la infancia y evitar las complicaciones posteriores.

- El aprendizaje de técnicas y habilidades para hacer frente al estrés desde los momentos iniciales del desarrollo evolutivo.

- La prevención del deterioro cognitivo en la tercera edad mediante técnicas de estimulación cognitiva.

- La prevención y el tratamiento del consumo de sustancias en jóvenes y adolescentes, ya que afecta a su desarrollo mental.

- El aumento de la vida laboral de los trabajadores en edad de jubilación que deseen seguir trabajando. En esta línea, el informe considera importante que las tecnologías de la información, como el uso de Internet, puedan aplicarse como nuevas técnicas para la prevención del deterioro mental asociado a la edad.

Para hacer frente al aumento de la prevalencia de la depresión, los expertos señalan que "se necesitan urgentemente terapias más eficaces, con diferentes mecanismos de acción y menos efectos secundarios" que los actuales tratamientos farmacológicos.

Además, los gobiernos deben apoyar el desarrollo de "intervenciones no farmacológicas y comportamentales" para mejorar el bienestar psicológico de los ciudadanos. Dichos tratamientos psicológicos, señalan los expertos, deben estar destinados tanto a "la prevención y el tratamiento de personas que sufren trastornos mentales y grupos de riesgo", como a "la mejora del capital mental y el bienestar de todos los miembros de la población".

El informe advierte como conclusión que la inacción por parte de los gobiernos para asegurar el desarrollo del capital mental y del bienestar, puede tener "graves consecuencias".

Para consultar el informe original pincha en el siguiente enlace:

The mental wealth of nations

Artículos Relacionados
NUEVO INFORME DE LA OMS SOBRE SALUD MENTAL EN EUROPA
LA SALUD MENTAL ESTÁ DESATENDIDA EN ESPAÑA
LA FALTA DE ADHERENCIA AL TRATAMIENTO, UNO DE LOS GRANDES RETOS DE LOS PROFESIONALES DE LA SALUD MENTAL
LOS BENEFICIOS DE LOS TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS, ¿QUÉ DICEN LOS EXPERTOS?
REDUCCIÓN DEL TIEMPO DE ESPERA PARA RECIBIR TERAPIA PSICOLÓGICA, EN EL PUNTO DE MIRA DE LOS EXPERTOS
¿SON LOS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS ENFERMEDADES COMO OTRA CUALQUIERA?
LA SALUD MENTAL ES LA GRAN OLVIDADA DE LA SANIDAD - NOTA DE PRENSA CGCOP