Los niños que han sido sometidos a abuso físico o a violencia doméstica tienen más riesgo de desarrollar síntomas psicóticos al alcanzar la adolescencia, según una nueva investigación.

En el estudio, que se ha publicado este mes en la revista The British Journal of Psychiatry, han participado 211 adolescentes entre 12 y 15 años residentes en Irlanda. Del total de participantes, 117 fueron identificados como de alto riesgo para el desarrollo de problemas de salud mental. Los 94 adolescentes restantes, igualados en sexo, formaron el grupo control.

 

Se realizó una evaluación sobre la presencia de experiencias traumáticas en la infancia (incluyendo abuso físico y sexual, exposición a violencia doméstica y bullying), tanto a los adolescentes participantes en el estudio como a sus padres. Además, se evaluó la presencia de síntomas psicóticos. Del total de la muestra, el 6,6% informaron de haber experimentado algún síntoma psicótico, principalmente alucinaciones auditivas y visuales.

Los autores del estudio encontraron que aquellos adolescentes que informaron de la experimentación de este tipo de síntomas fueron 6 veces más propensos a haber vivido abuso físico en la infancia, en comparación con el resto del grupo. Además, presentaron una probabilidad 10 veces mayor de haber sido testigos de violencia en el hogar. Se encontró también una asociación entre bullying y aparición de síntomas psicóticos, de tal manera que los adolescentes que habían experimentado estos síntomas eran más propensos tanto a haber perpetrado situaciones de abuso escolar como a haber sido víctimas del mismo.

Según las conclusiones del estudio, la exposición a situaciones traumáticas en la infancia, como abuso físico o violencia doméstica, puede facilitar el desarrollo de trastornos mentales, bien por el aumento de la vulnerabilidad al estrés o bien por un proceso de aprendizaje, por el que los niños llegan a interiorizar que las personas son peligrosas, lo que eventualmente daría lugar a pensamientos paranoides y a la creencia de que los sucesos de la vida diaria son amenazantes.

Los investigadores señalan también que no todos los individuos que experimentan sucesos traumáticos en la infancia desarrollan trastornos psicóticos. Sin embargo, este estudio avala la idea de que los sucesos traumáticos en la infancia pueden formar parte de una cascada de factores que dan lugar al desarrollo de síntomas psicóticos y que, en última instancia, pueden facilitar la aparición de trastornos mentales.

Referencia:

Kelleher I., Harley M., Lynch F., Arseneault L., Fitzpatrick C. y Cannon, M. (2008). Associations between childhood trauma, bullying and psychotic symptoms among a school-based adolescent sample. British Journal of Psychiatry, 193, 378-382.

Artículos Relacionados
EL PROGRAMA PARA LA DETECCIÓN PRECOZ DE LA PSICOSIS DEL HOSPITAL DE SIERRALLANA, REFERENTE NACIONAL
EL CONSUMO DE CANNABIS SE ASOCIA CON UN MAYOR RIESGO DE PADECER UN TRASTORNO PSICÓTICO, SEGÚN THE LANCET
TERAPIA COGNITIVO CONDUCTUAL, DELIRIOS Y ALUCINACIONES
LA INTERVENCIÓN CON PACIENTES PSICÓTICOS CRÓNICOS: EVALUACIÓN DE UN PROGRAMA PSICOSOCIAL
LA TERAPIA DE ACEPTACIÓN Y COMPROMISO EN LA PSICOSIS- ENTREVISTA A J.M. GARCÍA
LAS ALUCINACIONES AUDITIVAS: RESULTADOS DE LA INVESTIGACIÓN Y SUS APLICACIONES TERAPÉUTICAS
ENCARANDO LA PSICOSIS. ENTREVISTA A LOS RESPONSABLES DEL PROYECTO P3
P3: INTERNET AL SERVICIO DE LA ATENCIÓN TEMPRANA EN LA PSICOSIS
CAMBIOS EN LA ACTIVIDAD CEREBRAL DURANTE LAS ALUCINACIONES