Antonieta Nieto, Mª Pino Sánchez, Teresa Olivares y José Barroso
Universidad de La Laguna

La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad autoinmune en la que se produce una pérdida de mielina y degeneración del sistema nervioso central, siendo la causa más común de discapacidad neurológica no traumática en adultos jóvenes. El curso clínico de la EM presenta un patrón altamente variable, puesto que mientras que algunos pacientes sufren un deterioro gradual y progresivo de las funciones neurológicas, en otros se producen periodos agudos de empeoramiento, seguidos de una mejoría de los síntomas. La presencia de alteraciones cognitivas en la EM es frecuente, estimándose que hay algún tipo de deterioro neuropsicológico en un 40-65% de los pacientes. Los déficit son habitualmente leves, aunque no por ello dejan de ser discapacitantes en algún grado. De hecho se ha encontrado una asociación entre los déficit cognitivos en la EM y la presencia de dificultades laborales, alteraciones en el funcionamiento social y en actividades de la vida diaria.

Los pacientes con EM en los que el deterioro físico es leve, pueden permanecer activos profesional y socialmente. En estos casos, la presencia de déficit cognitivos es especialmente relevante ya que serían la principal causa de dificultades laborales en pacientes que, dada su escasa afectación neurológica, podrían continuar desarrollando una actividad normal. Este es el caso de muchos pacientes con EM Remitente–Recurrente (EM RR), caracterizada por la presencia de brotes o empeoramientos, con una remisión posterior total o parcial de los déficit; de forma que , en los periodos interbrote no se objetiva progresión de la enfermedad. Es la forma clínica más frecuente de la enfermedad (80%) y los pacientes pueden permanecer con escaso deterioro neurológico durante un tiempo considerable. Es de gran interés conocer las características de la afectación cognitiva de este tipo de paciente por su potencial repercusión sobre la capacidad funcional.

En esta línea, el objetivo del presente estudio sería analizar el rendimiento cognitivo de pacientes con EM de curso remitente-recurrente y leve afectación neurológica, así como su relación con variables demográficas, neurológicas y con el estado de ánimo. Para ello, se contó con un grupo de 52 pacientes y un grupo control que rellenaron un amplio conjunto de pruebas que permitieron examinar diversas áreas cognitivas.

 

La ejecución de los pacientes en las tareas de Tiempos de Reacción puso de manifiesto que, aun cuando se trata de pacientes con escasa afectación neurológica, presentan un enlentecimiento cognitivo. El span atencional y la atención selectiva se mantienen preservados, pero aparecen déficit en tareas más complejas y que implican el mantenimiento de la atención. Se observaron alteraciones visoperceptivas/visoconstructivas que, dados los controles realizados, no pueden atribuirse a alteraciones visuales primarias ni a torpeza o enlentecimiento motor.

En aprendizaje/memoria verbal las alteraciones observadas indican un déficit en memoria de trabajo y en la capacidad de adquisición inicial. En la memoria espacial está afectada tanto la adquisición como la reproducción tras demora. Estos resultados demuestran que la afectación de la memoria en la EM es un fenómeno temprano, complejo, y no necesariamente homogéneo.

En relación al estado de ánimo, el 42,3% de los pacientes presentaban depresión leve y aproximadamente el 8% presentaba depresión moderada-severa. Asimismo, los resultados evidencian una relación entre rendimiento y estado de ánimo en dos direcciones. Por un lado, los pacientes con alteraciones en atención y velocidad de procesamiento presentan un mayor nivel de depresión que los pacientes que mantienen preservada este área. Por otro lado, el estado de ánimo diferencia también a los pacientes según la afectación o conservación de la memoria y el aprendizaje.

Entre las variables neurológicas estudiadas, la gravedad de la enfermedad sólo diferenciaba a los pacientes con y sin alteración en atención y velocidad de procesamiento. La duración de la enfermedad y el número de brotes no se han mostrado tampoco como variables relevantes. Este resultado era predecible, ya que hemos seleccionado una muestra de pacientes muy homogénea desde el punto de vista clínico. En fases más avanzadas, estas variables pueden estar más asociadas al estado cognitivo

Un último resultado a destacar es el hecho de que los años de estudio se hayan mostrado como una variable diferenciadora entre pacientes con alteración y pacientes preservados en cada una de las áreas estudiadas, puesto que los pacientes cognitivamente preservados tenían un mayor número de años de estudio. Este resultado sugiere que los pacientes con mayor nivel educativo tendrían una mayor reserva cognitiva que podría estar retrasando el comienzo del declive cognitivo. Este aspecto es bastante importantes, ya que, si bien en el campo de las demencias este tema comienza a ser objeto de interés, no se conocen estudios al respecto en la EM; planteándose la necesidad de ampliar los estudios sobre reserva cognitiva al campo de la EM.

En resumen, el perfil neuropsicológico de esta muestra de pacientes con EM de curso RR y leve disfunción neurológica, se caracteriza por la presencia de un enlentecimiento generalizado, alteraciones en mantenimiento de la atención en tareas relativamente complejas y en los procesos visoperceptivo-visoconstructivos. Por lo que respecta a las funciones mnésicas, las dificultades se observan de forma ligeramente asimétrica: en la memoria verbal aparecen como deficitarias las fases iniciales o de adquisición, mientras que en la memoria espacial aparecen afectadas tanto la adquisición como los procesos de consolidación y recuperación. La mitad de los pacientes presentan alteraciones del estado de ánimo, siendo la depresión de mayor gravedad en los pacientes con alteraciones cognitivas en atención y velocidad de procesamiento y en memoria. Además, se han obtenido evidencias que sugieren un efecto protector del nivel educativo sobre los efectos deteriorantes de la enfermedad.

El artículo original puede encontrarse en la revista Psicothema:

Nieto Barco, A., Sánchez López, M.P., Barroso Ribal, J., Olivares Pérez, T. y Hernández Pérez, M.A. (2008). Alteraciones cognitivas en etapas iniciales de la esclerosis múltiple y su relación con el estado de ánimo, variables demográficas y clínicas. Psicothema, 20, 4, 583-588.

Sobre los autores: