“Los estudios sobre prevalencia de los trastornos mentales en atención primaria muestran resultados que oscilan entre un 20 y un 40%, llegando hasta el 55% según algunas investigaciones. Tras la pandemia por COVID-19 estas prevalencias se han duplicado, con el incremento asociado del consumo de psicofármacos. Asimismo, se estima que entre un 20 y un 25% de las consultas diarias en atención primaria son realizadas por personas que tienen como principal, o único motivo de consulta, un problema de salud mental. Sólo un 5% de las consultas son derivadas a otros niveles asistenciales, por lo que el principal abordaje y seguimiento de estos pacientes con “trastornos menores” recae en el ámbito de la atención primaria”.

Con esta introducción, la Dirección General de Programas Asistenciales de Las Palmas de Gran Canaria presenta un documento a través del cual se plantea un proyecto piloto para la prestación de atención psicológica en atención primaria con el objetivo de mejorar el abordaje de los trastornos mentales comunes en el primer nivel asistencial de la salud a través de la priorización del abordaje psicoterapéutico.  

Foto: karolina grabowska Fuente: pexels Fecha descarga: 17/05/2022

Tal y como señalan sus autores, la demanda de atención a los problemas de salud mental sigue estando muy presente en las consultas de los médicos de familia y en la gran mayoría de las peticiones de interconsulta que reciben las Unidades de Salud Mental, generando como resultado una cronificación y/o medicalización de estos problemas por no ser adecuadamente atendidos en el ámbito comunitario.

A este respecto, el documento recuerda que las principales guías de práctica clínica nacionales e internacionales recomiendan como la terapia psicológica como tratamiento de primera elección, dado que “es igual de eficaz que la medicación a corto plazo y a largo plazo reduce las recaídas de los procesos y evita tanto la cronificación como los efectos secundarios indeseados de la medicación”. En este sentido, subraya el rol de la Psicoterapia como “alternativa terapéutica muy útil y necesaria para los pacientes que acuden a las consultas de AP con problemas emocionales relacionados con estresores psicosociales de diversa índole”, poniendo de relieve la necesidad de garantizar el acceso a los tratamientos psicológicos y poder “evitar la psiquiatrización o la medicalización del sufrimiento humano”.

La eficacia de la terapia psicológica en el primer nivel asistencial de la salud y la necesidad de incorporar psicólogos clínicos en este contexto, han sido reconocidas y avaladas por las experiencias previas en diversos países así como en como en varias comunidades autónomas españolas (por ej., Cataluña, Madrid o Asturias).

Dado lo anterior, y con el fin de avanzar en pro de una atención adecuada a los problemas de salud mental, se plantea este documento, orientado a la implementación de la presencia de la figura del/de la psicólogo/a clínico/a en atención primaria, con el fin de realizar una intervención temprana y eficaz sobre la sintomatología de los trastornos mentales comunes evitando su cronificación, empeoramiento o derivación al segundo nivel asistencial, mejorar la capacidad de afrontamiento de trastornos físicos crónicos que cursan típicamente con sintomatología ansioso-depresiva, aumentar la capacidad de las personas de hacer frente a los problemas cotidianos y reducir la medicalización de procesos emocionales funcionales (prevención cuaternaria), aplicar y adecuar los tratamientos con eficacia terapéutica según las recomendaciones de las guías de práctica clínica y reducir los costes sanitarios evitables -tanto los indirectos (incapacidades temporales) como los directos (gasto farmacológico)-.

Con este propósito, a lo largo de sus páginas, el texto aborda en detalle diversos aspectos tales como, el papel del psicólogo/a clínico/a en Atención Primaria y las funciones que desempeña, los criterios de derivación a la consulta de Psicología Clínica, la primera visita, el diagnóstico psicológico, el seguimiento y la consulta final, recogiendo al final del mismo los protocolos de derivación a consulta psicológica en función del problema de salud mental, así como una escala de satisfacción con el tratamiento recibido, una encuesta de satisfacción para médicos de atención primaria de la salud y una serie de indicadores de calidad para evaluar el pilotaje del proyecto de atención psicológica en Atención Primaria.

La publicación de este documento da cumplimiento a uno de los compromisos recogidos en la Estrategia Integral de Atención Primaria y Comunitaria 2022-2023 de Canarias, que se erige como una de las primeras Comunidades Autónomas en implantar la figura del psicólogo clínico en el primer nivel asistencial de la salud.

Se puede acceder directamente al documento aquí:

La atención psicológica en atención primaria en Canarias. Documento marco 

Artículos Relacionados
La OCU pide psicólogos clínicos en Atención Primaria
La atención de la COVID persistente en Atención Primaria debe ser integral y con perspectiva biopsicosocial-Guía clínica para la atención de la COVID persistente
Con las teleconsultas aumenta el riesgo de no detectar problemas de salud mental en atención primaria, según un informe
Implementar la Psicología Clínica en todos los centros de Atención Primaria, una de las medidas clave en la PNL aprobada por unanimidad por la Asamblea de Madrid
El tratamiento psicológico se puede brindar en atención primaria si se dispone de los recursos adecuados, según la OMS
El V Congreso Nacional de Psicología presentará los resultados preliminares del ECA PsicAP sobre tratamiento de los trastornos emocionales en Atención Primaria
La eficacia de las terapias psicológicas en Atención Primaria – Entrevista a Antonio Cano Vindel