El Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica del Reino Unido (National Institute for Health and Clinical Excellence, NICE) ha publicado recientemente una nueva guía para el trastorno de personalidad antisocial. La guía incluye recomendaciones para el cuidado, tratamiento y apoyo a personas afectadas por trastorno de personalidad antisocial, así como para el manejo de los problemas de conducta en niños y adolescentes. El manual se encuentra disponible en dos versiones: una para profesionales del ámbito de la salud y legal, y otra para pacientes, cuidadores y público en general.

 

Se estima que la prevalencia del trastorno de personalidad antisocial en la población es del 3% para los hombres y del 1% para las mujeres. Este trastorno se caracteriza por un comportamiento impulsivo, irritabilidad y agresividad, desafío a la autoridad, mentiras reiteradas, indiferencia hacia la seguridad de uno mismo y de los demás, irresponsabilidad, incapacidad para sentir empatía hacia otras personas, ausencia de culpa y remordimiento, crueldad hacia personas y animales, destrucción de la propiedad, robo, etc. La gravedad del trastorno, de naturaleza crónica, puede dar lugar al deterioro de las relaciones sociales, dificultades de adaptación social y problemas con la justicia. Además, las personas con trastorno de personalidad antisocial a menudo presentan otros problemas asociados, como trastornos de abuso de sustancias, depresión, trastornos de ansiedad y trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

El trastorno de personalidad antisocial se considera uno de los más difíciles de tratar, ya que las personas con esta afección rara vez buscan tratamiento por su cuenta y existen pocos estudios controlados acerca de la eficacia de las intervenciones con estos pacientes. En general, se recomiendan las intervenciones cognitivo-conductuales, así como evitar el uso excesivo de fármacos, debido a los problemas de abuso de sustancias que habitualmente presentan estos pacientes.

De acuerdo a la guía que ha publicado el NICE, la intervención con este colectivo debe partir de las siguientes premisas:

  • Desarrollo de una relación terapéutica basada en una atmósfera positiva y de confianza.
  • Intervenciones cognitivo-conductuales con niños de 8 años en adelante con problemas de conducta.
  • Evaluación forense por especialistas en trastornos de la personalidad.
  • Tratamiento de los trastornos asociados.
  • Papel de los tratamientos psicológicos: intervenciones cognitivo-conductuales grupales para pacientes con trastorno de personalidad antisocial.
  • Coordinación entre los diferentes agentes implicados en el tratamiento.

La guía se divide en cinco apartados principales: 1) Principios generales para el abordaje de personas con trastorno de personalidad antisocial; 2) Claves para la prevención de este trastorno en el trabajo con niños y adolescentes y sus familias; 3) Evaluación y manejo del riesgo de trastorno de personalidad antisocial; 4) Tratamiento y manejo del trastorno de personalidad antisocial y problemas asociados; y 5) Organización de los servicios y planificación.

Todas las personas interesadas pueden descargarse el manual a través del siguiente enlace:

Antisocial personality disorder: treatment, management and prevention- NICE, enero 2009

Artículos Relacionados
NUEVA GUÍA PARA EL TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD
LA CONDUCTA ANTISOCIAL PERCIBIDA POR ADOLESCENTES DE ENSEÑANZA SECUNDARIA OBLIGATORIA (ESO)
LA PERSONALIDAD COMO FACTOR DE VULNERABILIDAD A LA CONDUCTA ANTISOCIAL DURANTE LA ADOLESCENCIA
TRASTORNOS DE PERSONALIDAD Y PSICOPATÍA EN HOMBRES CONDENADOS POR VIOLENCIA GRAVE CONTRA LA PAREJA
DIFERENCIAS DE SEXO EN LA DEPENDENCIA DEL ALCOHOL: DIMENSIONES DE PERSONALIDAD, CARACTERÍSTICAS PSICOPATOLÓGICAS Y TRASTORNOS DE PERSONALIDAD
EXPERTOS DEL ÁMBITO JURÍDICO COINCIDEN EN LA NECESARIA INCORPORACIÓN DEL PSICÓLOGO JURÍDICO EN LA LEY ORGÁNICA DEL PODER JUDICIAL
INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA CON ADOLESCENTES. UN PROGRAMA PARA EL DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD Y LA EDUCACIÓN EN DERECHOS HUMANOS
EL MODELO DE LOS CINCO GRANDES COMO PREDICTOR DE LA CONDUCTA AGRESIVA EN POBLACIÓN INFANTO-JUVENIL