El Observatorio de Riesgos Psicosociales de UGT ha publicado recientemente un informe sobre riesgos psicosociales y salud mental en el trabajo. Este informe se ha realizado a partir de las conclusiones de un estudio en el cual se ha entrevistado a 4.500 empleados de diferentes empresas con distintas actividades laborales.

Las conclusiones de este informe son bastante devastadoras, puesto que hasta un 75% de los trabajadores reconoce sufrir estrés derivado de las propias condiciones laborales. Efectivamente, tal y como UGT denuncia, dada la situación económica actual, la mayoría de las empresas priman el logro de objetivos, la reducción de costes, etc., mientras que son muy pocas las que se preocupan por la satisfacción y el bienestar laboral. 

Los principales resultados que se han encontrado en este estudio revelan lo siguiente:

  • El 75% de los trabajadores afirma experimentar estrés en el trabajo. Las principales causas a las que aluden son: deficientes condiciones de trabajo (44%), elevada carga mental (87%), falta de autonomía (83%), ambigüedad en el rol laboral o imprecisión en la definición de las funciones y tareas (76%), pobre contenido de su trabajo (70%) o sensación de inseguridad respecto a las condiciones de su trabajo y al futuro profesional (71%).
  • El 81% de los trabajadores entrevistados afirma experimentar síntomas de burnout o síndrome del trabajador quemado (agotamiento, sensación de ineficacia, distanciamiento mental, etc.), debido principalmente a una falta de confianza en las propias competencias.
  • El 31% de las personas entrevistadas manifiestan que su salud física y/o psicológica ha empeorado a consecuencia del trabajo, siendo el cansancio y la fatiga, los dolores de cabeza o de cuello, las dificultades de concentración, la irritabilidad, la sensación de agobio o las dificultades para dormir, entre otras, las principales dolencias.
  • Un 16% define el ambiente donde desarrolla su actividad laboral habitual como "hostigador", es decir, donde tienen lugar comportamientos violentos, principalmente de tipo verbal, como insultos o amenazas.

En el propio informe se subraya que los riesgos psicosociales debe comenzar a considerarse un factor de riesgo primario para la salud y la seguridad laboral, puesto que los datos evidencian que los problemas relacionados con una mala salud mental en el trabajo constituyen la cuarta causa de incapacidad laboral. Por ello, en su informe, UGT especifica una serie medidas de prevención de los riesgos psicosociales, que han de adaptarse a cada empresa en concreto.