El Gobierno de Castilla-La Mancha ofrecerá orientación y apoyo psicológico a las personas con diabetes, sus familiares y entorno cercano. Se trata de una "iniciativa novedosa" en España en el ámbito de la atención integral a estos pacientes. El objetivo que se persigue con este proyecto es mejorar la calidad de vida y la adaptación de los niños una vez que han recibido el diagnóstico de diabetes.

Tal y como aparece recogido en la nota de prensa del ABC de esta CC.AA., el acuerdo ha sido adoptado con el Patronato de la Fundación de Castilla-La Mancha para la Diabetes (Fucamdi), dependiente del Gobierno regional. A través de dicha Fundación se ofrecerá asesoramiento psicológico a los jóvenes y sus familiares, a los que se les proporcionará información básica sobre la enfermedad así como sobre las pautas necesarias para obtener una buena adherencia al tratamiento.

La diabetes mellitus tipo 1 es una de las enfermedades crónicas más frecuentes en la infancia y la adolescencia. Se caracteriza por el aumento del nivel de glucosa en sangre, derivado de la incapacidad del organismo para producir insulina. La insulina es también la encargada del almacenamiento y utilización de los nutrientes por el cuerpo, por lo que la diabetes puede dar lugar a graves complicaciones médicas a largo plazo.

El adecuado manejo de esta enfermedad requiere el cumplimiento de un complejo y exigente régimen de tratamiento por parte de los niños y de las personas encargadas de su cuidado (inyecciones de insulina, plan nutricional ajustado, ejercicio físico regular, controles frecuentes de los niveles de glucosa, etc.), por lo que la adherencia al tratamiento suele resultar uno de los principales retos.

Al tratarse de una enfermedad crónica, el diagnóstico de esta enfermedad y los cambios que conlleva para la rutina diaria de la familia supone, tanto para los jóvenes como para sus familiares, una gran fuente de estrés, por lo que apoyo psicológico resulta fundamental en esta primera etapa para garantizar el bienestar emocional y el ajuste psicosocial de la familia. El apoyo psicológico facilita, además, que no se instauren pautas de educación basadas en la sobreprotección paterna, sino que se fomente una responsabilidad compartida en el cuidado de la diabetes, promoviendo la autonomía gradual del niño en su propio cuidado.

Fuente:

ABC

Artículos Relacionados
NUEVO PROGAMA MULTIMEDIA PARA LA DIABETES INFANTIL
JÓVENES Y DIABETES – ENTREVISTA A IÑAKI LORENTE ARMENDÁRIZ
DÍA MUNDIAL DE LA DIABETES – NIÑOS Y ADOLESCENTES CON DIABETES
DÍA MUNDIAL DE LA DIABETES: LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCIÓN
ATENCIÓN PSICOLÓGICA EN LA DIABETES INFANTOJUVENIL – ENTREVISTA A F. JAVIER HURTADO