Hoy en día, todas las sociedades internacionales sobre dolor y guías de práctica clínica coinciden en señalar la necesidad de un abordaje multidisciplinar del dolor crónico, siendo el abordaje psicológico uno de los pilares básicos de este tipo de intervenciones.