Las nuevas tecnologías, como Internet, los videojuegos o los teléfonos móviles, constituyen, sin duda, referentes de la época actual, así como suponen grandes beneficios para nuestra sociedad. Sin embargo, también han provocado la aparición de nuevos problemas como la adicción a las nuevas tecnologías. Por ello, la Universidad de Valencia en colaboración con la Fundación para el Estudio, Prevención y Asistencia a las Drogodependencias ha puesto en marcha un programa de tratamiento psicológico de carácter gratuito para la adicción al teléfono móvil, que dirige Mariano Chóliz, y al que Infocop Online tiene el placer de entrevistar.

 
Mariano Chóliz

Mariano Chóliz es Profesor Titular en el Departamento de Psicología Básica de la Universidad de Valencia y Director del curso de postgrado: Adicción al Juego y otras Adicciones Comportamentales, título propio de la Universidad de Valencia. Como experto en el área, tiene diversas publicaciones en revistas nacionales e internacionales sobre adicción al juego de azar y adicciones tecnológicas y ha desarrollado el Programa de Prevención de Adicciones Tecnológicas -PrevTec 3.1-, que está a punto de editarse. 

ENTREVISTA

La Universidad de Valencia acaba de poner en marcha un programa de tratamiento para los problemas de adicción a los teléfonos móviles de carácter gratuito y que usted dirige. Como experto en el tema, ¿por qué ha surgido actualmente la necesidad de comenzar una intervención de este tipo?

Esta experiencia forma parte de un proyecto financiado por FEPAD (Fundación para el Estudio, Prevención y Asistencia a las Drogodependencias) en convocatoria pública de ayudas y supone una continuación de otros proyectos que hemos llevado a cabo en la Unidad de Investigación de Adicción al Juego y Adicciones Tecnológicas del Departamento de Psicología Básica, también en colaboración FEPAD. En un primer momento, evaluamos el patrón de uso del móvil en los adolescentes, para posteriormente elaborar un programa de prevención de adicciones tecnológicas que estamos a punto de editar. Quedaba por desarrollar un protocolo de tratamiento y validar su eficacia, con la finalidad de ofrecerlo a los profesionales que estén interesados o que tengan la necesidad de intervenir en este problema. Hemos comenzado con el móvil y tenemos previsto continuarlo con videojuegos e Internet.

Las nuevas tecnologías han supuesto grandes beneficios en la sociedad actual, pero también han provocado la aparición de nuevos problemas como la adicción al móvil. ¿En qué se parece este problema a otras adicciones más clásicas como el consumo de sustancias o la ludopatía? ¿En qué se diferencian?

Lo primero que habría que indicar es que el propio término de adicciones tecnológicas no está recogido como tal en el DSM-IV y ni siquiera está previsto para el DSM-V. No obstante, numerosos investigadores y profesionales abogan por considerar la existencia de conductas adictivas más allá de las producidas por el consumo de sustancias. En uno de los primeros trabajos exploratorios que realizamos sobre el patrón de uso del móvil, pudimos constatar que algunos adolescentes manifestaban comportamientos similares a los que se describen en los criterios de dependencia de sustancias. En concreto: a) utilizaban el teléfono cada vez más y ya no encontraban satisfacción en usarlo solamente para las llamadas necesarias; b) se encontraban mal cuando no lo podían utilizar o si pasaba mucho tiempo sin usarlo; c) tenían problemas con sus padres por el consumo excesivo, tanto de tiempo como de dinero; d) utilizaban demasiado el móvil, hasta el punto de que ello interfería en las relaciones familiares o en los estudios; e) eran incapaces de dejar de usarlo ni siquiera por la noche o en el momento de las comidas, etc. Si sustituimos "utilización o consumo de móvil" por el de "consumo de sustancia", puede observarse que se trata de los mismos criterios que definen un trastorno por dependencia.