Fuente: El País, 28-6-05

Resumen de la noticia:

"No todas las parejas homosexuales serán buenos candidatos para la adopción, como ocurre entre las parejas heterosexuales. Lo que cualifica o deja de cualificar tiene que ver con actitudes, con capacidades educativas, con sensibilidad, con salud mental, con estabilidad emocional y, en el caso de parejas, con buenas relaciones entre los adultos. El reto para los profesionales de la adopción es decidir qué personas o parejas muestran esas cualidades, siendo consideradas idóneas para adoptar, y cuáles no (el próximo congreso sobre adopción homoparental a celebrar en Cáceres los días 13 y 14 de octubre será una buena oportunidad formativa en este sentido). Todo lo que la investigación ha concluido por ahora muestra que la orientación sexual no debe jugar un papel clave en la toma de decisión sobre esa idoneidad.

Crecer en una familia con padres o madres homosexuales no es lo mismo que crecer en una con padres heterosexuales, como crecer en una familia monoparental no es lo mismo que hacerlo en una biparental. Sabemos que los niños pueden crecer normal y felizmente en todas ellas. La valoración profesional será determinante para decidir cuáles reúnen el perfil educativo adecuado y cuáles no. Y serán muchos los niños y las niñas que podrán tener el enorme beneficio de desarrollarse en una buena familia, sea cual sea la orientación sexual de los adultos que la encabecen".

Ver noticia completa: