La Fundación Carmen Pardo-Valcarce, en colaboración con la Guardia Civil, ha puesto en marcha la primera Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual (UAVDI). La creación de este servicio parte de la necesidad de prestar atención específica al colectivo de personas con discapacidad intelectual ante la sospecha de abusos sexuales y físicos y, para ello, cuenta con la participación de psicólogos especializados.

La UAVDI pretende con este servicio, no sólo ofrecer asesoramiento y atención forense y psicológica a las personas con discapacidad intelectual víctimas de cualquier tipo de abuso, a sus familiares y a los profesionales de los servicios que detecten los posibles casos, sino también promover la investigación en este campo, y poner en marcha campañas de prevención y de sensiblización de la población.

Durante el acto de presentación de la unidad, el pasado 17 de febrero de 2011, María Recio, directora de la unidad, ha señalado que su principal objetivo es responder a la situación de especial vulnerabilidad de las personas con discapacidad intelectual a ser víctimas de abuso sexual. En concreto, y según los datos proporcionados por la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, alrededor del 60% de las mujeres y el 25% de los hombres con discapacidad intelectual han sufrido algún tipo de abuso a lo largo de su vida. Sin embargo, en la mayoría de los casos estas personas no denuncian al no encontrar un sistema preparado para atenderles.

Por otro lado, Almudena Martorell, directora de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, ha manifestado que entre las principales causas de los elevados datos de prevalencia de abuso sexual a este colectivo se encuentran "las menores habilidades de comunicación para relatar lo ocurrido, las relaciones de sumisión a las que tanto están acostumbrados, el desconocimiento de que lo que está sucediendo no es correcto o la falta de credibilidad dada a su testimonio".

Como primer paso de la puesta en marcha de esta unidad, los psicólogos de la UAVDI trabajarán en estrecha colaboración con los psicólogos especializados de la Guardia Civil para adaptar los procedimientos policiales a las características y necesidades de las personas con discapacidad intelectual. También se contemplan actuaciones dirigidas a ofrecer formación específica a jueces, forenses y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para atender a este colectivo.

Fuente:

Discapnet.es