La inversión de recursos económicos y humanos en el desarrollo de programas eficaces para la prevencion de cualquiera de las alteraciones que se están tratando a lo largo de esta semana es fundamental. Uno de los programas que está mostrando mayores índices de eficacia es el Programa EPODE, que se puso en marcha en Francia, y que, desde el pasado año 2007, se está aplicando en nuestro país a través de la Fundación Thao. En relación con todo ello, y para finalizar el espacio dedicado en la sección de En Portada a las alteraciones del comportamiento alimentario, Infocop Online entrevista al psiquiatra y director científico de la Fundación Thao, así como coordinador Nacional del Programa Thao-Salud Infantil, Rafael Casas.  

 
Rafael Casas

ENTREVISTA

La obesidad y el sobrepeso constituyen un problema de salud prioritario en la población infanto-juvenil. ¿Podría explicarnos por qué?

En los últimos 10 años, la obesidad y el sobrepeso en la infancia han aumentado de manera alarmante en España y en otros países de nuestro entorno. El exceso de peso es un importante factor de riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión y otros trastornos cardiovasculares, alteraciones de los lípidos, dificultades respiratorias o, incluso, problemas articulares debidos a la afectación del crecimiento óseo de los niños. Las consecuencias de la obesidad y del sobrepeso en la infancia tienen repercusiones negativas en la salud a corto, medio y largo plazo, incluyendo las consecuencias psicológicas.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad es uno de los retos más importantes del siglo XXI. De hecho, las enfermedades cardiovasculares se han convertido en la principal causa de muerte en todo el mundo, con 17 millones de víctimas anuales. Y, además, la diabetes se ha transformado en una epidemia mundial. Según los cálculos de la OMS, las muertes por esta enfermedad aumentarán en todo el mundo en más de un 50% en los próximos 10 años.

En los estudios de obesidad infantil, que hemos realizado desde el Programa Thao durante los últimos años, se desprende que este problema se detecta desde edades muy tempranas. Sabemos que la obesidad a partir de la edad de 4 ó 5 años tiende a ser persistente y puede conllevar a que se desarrollen este tipo de enfermedades.

Para prevenir la obesidad infantil, debemos actuar cuanto antes. Por eso, hemos creado el Programa Thao-Pequeña Infancia, que tiene en cuenta a la franja de edad de 0 a 3 años, con talleres dirigidos a padres y madres y a profesionales de enfermería pediátrica o jardines de infancia.

El objetivo es concienciar a los padres, madres y cuidadores de que los hábitos de vida saludables se instauran desde edades muy tempranas. Durante los primeros años de vida, se introduce la alimentación complementaria, se desarrollan las preferencias por ciertos sabores y se consolida la autorregulación de la saciedad y el hambre.

Hace unos meses, la Fundación Thao presentó los resultados de un estudio muy ambicioso sobre este problema en los niños y jóvenes españoles. ¿Podría resumirnos las características del mismo? ¿Cuáles han sido los principales resultados?

Desde 2007, la Fundación Thao analiza y da a conocer los datos de obesidad infantil recogidos en los municipios que desarrollan su programa para determinar la prevalencia de sobrepeso en los escolares. Durante el curso 2009-2010, realizó mediciones del índice de masa corporal (IMC) a 26.251 niños y niñas de 3 a 12 años, en 29 ciudades españolas, la muestra cuantitativa más importante analizada en España hasta el momento.