La Organización Internacional del Trabajo (OIT) celebra hoy (28 de abril) el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, con el fin de promover la prevención de accidentes laborales y enfermedades profesionales en todo el mundo. Se trata de una campaña de sensibilización cuyo objetivo es centrar la atención a nivel internacional sobre las nuevas tendencias en el ámbito de la seguridad y salud laborales y sobre la magnitud de las lesiones, enfermedades y muertes relacionadas con el trabajo.

Precisamente entre estas "nuevas tendencias", y tal como han advertido a lo largo del último año diferentes organizaciones internacionales, se encuentra el aumento del estrés y de los problemas de salud mental entre los trabajadores. De hecho, el último encuentro de la Comisión Europea, enmarcado dentro del Pacto Europeo por la Salud Mental y el Bienestar, trató sobre la importancia de la promoción de la salud mental y el bienestar psicológico de los trabajadores (Promotion of Mental Health and Well-being in Workplaces; Berlín, 3 y 4 de marzo de 2011).

Según informamos en su momento a través de Infocop Online, Robert Roe, actual presidente de la Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos (European Federation of Psychologists' Associations, EFPA), fue invitado a este encuentro para impartir una conferencia, bajo el título "Salud mental y bienestar en el lugar de trabajo – qué nos aporta la Psicología" (Mental health and wellbeing at the workplace – What psychology tells us), ante los responsables políticos y expertos allí reunidos.

Fruto de las diferentes reuniones y conferencias que tuvieron lugar durante dicho encuentro, la Comisión Europea ha elaborado un documento en el que resume las principales conclusiones y establece una serie de recomendaciones para la acción.

En el informe de conclusiones, la Comisión Europea reconoce que la salud mental es un indicador clave de la calidad de la cohesión social y de la calidad del trabajo, y que la prevención y la promoción de la salud mental requieren, además, una aproximación holística que tenga en cuenta las condiciones laborales, tanto a nivel estructural u organizacional como individual (por ejemplo, a través de la promoción de los recursos de afrontamiento al estrés de los trabajadores).

Así mismo, el documento de la Comisión Europea establece las siguientes líneas de acción:

  • Incluir la prevención y la promoción de la salud en el trabajo como una línea dentro de las políticas sanitarias.
  • Establecer marcos de colaboración entre los sectores sanitarios y de la seguridad en el trabajo.
  • Asegurar que las empresas sean conscientes del potencial que supone la inversión en programas de prevención de los trastornos mentales y de promoción de la salud de los trabajadores.
  • Difundir ejemplos de buenas prácticas de cultura empresarial, organización del trabajo y programas de apoyo a la salud mental de los empleados.
  • Fomentar y facilitar la puesta en marcha de programas de intervención temprana en los trabajadores con problemas de salud mental.
  • Otorgar más protagonismo a la promoción de la salud mental en el trabajo, dentro de la medicina del trabajo y de la seguridad laboral.
  • Mejorar los datos y la investigación en relación con la salud mental y el bienestar en el trabajo.

De esta manera, el encuentro celebrado en Berlín ha servido, según palabras de los organizadores, para ratificar su acuerdo en la necesidad de seguir manteniendo "la salud mental en el trabajo" como una línea estratégica prioritaria en los próximos avances que se establezcan dentro del Pacto Europeo por la Salud Mental y el Bienestar. Además, se ha acordado que dentro de la Promoción de la Estrategia Comunitaria Europea sobre Seguridad y Salud en el Trabajo, prevista para el periodo de 2013 a 2020, se aumente el énfasis en las políticas de promoción de la salud y, muy especialmente, en lo relativo a los problemas de salud mental en el trabajo, mediante un trabajo coordinado entre el Comité Asesor de la Seguridad y Salud en el Trabajo (Advisory Committee Safety and Health at Work), la Comisión Europea, los diferentes interlocutores sociales y los representantes de los gobiernos de los Estados miembros.

Más información en:

Conclusiones y recomendaciones para la acción – Conferencia temática de la Unión Europea sobre Promoción de la salud mental y el bienestar en el trabajo