El Consejo Europeo ha elaborado un documento con las principales conclusiones del Pacto Europeo para la Salud y el Bienestar Mental en el que se insta a los Estados miembro y la Comisión Europea a adoptar una serie de medidas para seguir luchando por la salud mental de los europeos, coincidiendo con la finalización del ciclo de conferencias temáticas organizadas en el marco de dicho Pacto.

 

Tal y como informamos en su momento a través de Infocop, desde que en 2008 se adoptara el Pacto Europeo por la Salud y el Bienestar Mental, la Comisión Europea ha organizado una serie de conferencias temáticas sobre cada una de las cinco áreas prioritarias de acción, a saber:

  • La Conferencia Fomento de la salud y el bienestar mental de niños y jóvenes: hacia una realidad, celebrada en Estocolmo los días 29 y 30 de septiembre de 2009.
  • La Conferencia Prevención de la depresión y del suicidio: hacia una realidad, celebrada en Budapest los días 10 y 11 de diciembre de 2009.
  • La Conferencia Salud y bienestar mental en las personas mayores: hacia una realidad, celebrada en Madrid los días 28 y 29 de junio de 2010.
  • La Conferencia Fomentar la inclusión social y luchar contra la estigmatización para mejorar la salud y el bienestar mental, celebrada en Lisboa los días 8 y 9 de noviembre de 2010.
  • La Conferencia Fomentar la salud y el bienestar mental en el entorno laboral, celebrada en Berlín los días 3 y 4 de marzo de 2011.

Tras finalizar este ciclo de conferencias, la Comisión Europea ha elaborado el documento Conclusiones del Consejo: El Pacto Europeo para la Salud y el Bienestar Mental: Resultados y actuación futura (6 de junio de 2011), donde reconoce explícitamente la importancia de seguir adoptando medidas para mejorar la salud mental de los europeos, dado que los trastornos mentales suponen una de las principales causas de discapacidad en Europa, suponen un gasto económico nada desdeñable (en términos de menor productividad para las empresas, menor participación en el empleo, aumento del gasto familiar, social y sanitario, etc.) y su prevalencia es muy elevada (afectan a uno de cada cuatro ciudadanos al menos una vez en la vida). El texto también incide en el papel preponderante que deben tener los centros educativos y los lugares de trabajo, como entornos estratégicos en los que poner en marcha medidas de prevención e intervención temprana en salud mental.

Dada la magnitud y graves repercusiones que suponen hoy en día las enfermedades mentales, el Consejo Europeo insta a los Estados miembros a que den prioridad a la salud y al bienestar mental de los ciudadanos en sus políticas sanitarias y a que elaboren estrategias y/o planes de acción sobre salud mental que abarquen la prevención y que fomenten hábitos de vida saludables.

El texto también demanda la necesidad de mejorar las infraestructuras creadas para atender la salud mental y la necesidad de fomentar modelos de tratamiento y atención basados en la comunidad y socialmente incluyentes. Asimismo, solicita que:

  • Se tomen medidas conducentes a una mayor participación de los sectores sanitario y social, junto con los interlocutores sociales en el ámbito de la salud y el bienestar mental en el lugar de trabajo, para apoyar y complementar, cuando proceda, los programas dirigidos por los empresarios.

  • Se preste apoyo a las actividades (por ejemplo, los programas de formación) que permitan a los profesionales y responsables, -particularmente en la atención sanitaria, la atención social y los lugares de trabajo-, abordar las cuestiones relativas al bienestar mental y a la enfermedad mental.

  • Se refuerce el fomento de la salud mental de los niños y jóvenes respaldando las capacidades de paternidad positiva, los enfoques escolares holísticos encaminados a reducir el acoso escolar y a incrementar las competencias sociales y emocionales, así como se preste apoyo a las familias en las que uno de los padres padece un trastorno mental.

El Consejo Europeo considera esencial que se establezca, en el marco del Programa de Salud Pública de la UE 2008-2013, una Acción Común sobre la Salud y el Bienestar Mental que ofrezca una plataforma para el intercambio de opiniones, la cooperación y la coordinación entre los Estados miembros, con objeto de definir los mejores enfoques de actuación y las mejores prácticas basadas en la evidencia científica y se analicen las posibilidades de actuación en el ámbito de la salud mental.

Más información en:

Conclusiones del Consejo: El Pacto Europeo para la Salud y el Bienestar Mental: Resultados y actuación futura (6 de junio de 2011)

Artículos Relacionados
LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS, EN EL PUNTO DE MIRA DEL CONSEJO EUROPEO
LA COMISIÓN EUROPEA APOYA LA INTEGRACIÓN DE LA SALUD MENTAL EN ATENCIÓN PRIMARIA
LA COMISIÓN EUROPEA DEFIENDE LA IMPORTANCIA DE LA PROMOCIÓN DE LA SALUD MENTAL Y EL BIENESTAR EN EL TRABAJO
LA COMISIÓN EUROPEA DEFIENDE LA PROTECCIÓN FRENTE AL ESTRÉS LABORAL
LA EFPA PARTICIPA EN LA CONFERENCIA DE LA COMISIÓN EUROPEA SOBRE LA SALUD MENTAL EN EL TRABAJO
LA COMISIÓN EUROPEA EXIGE REDUCIR EL ABANDONO ESCOLAR TEMPRANO AL 10% PARA EL 2020
LOS PSICÓLOGOS, REPRESENTADOS EN EL FORO EUROPEO DE POLÍTICAS DE SALUD DE LA COMISIÓN EUROPEA A TRAVÉS DE LA EFPA
EL RETO DE PONTENCIAR LA SALUD PSICOLÓGICA INFANTO-JUVENIL
RECOMENDACIONES EUROPEAS SOBRE LA SALUD MENTAL EN PERSONAS MAYORES
AVANCES EN EL PACTO EUROPEO PARA LA SALUD MENTAL Y EL BIENESTAR