En el número de mayo-agosto de 2011, de la revista Papeles del Psicólogo (Vol.32 (2), pp.113-128), se publicó un artículo sobre una evaluación realizada a 10 tests editados en España, firmado por José Muñiz, José Ramón Fernández-Hermida, Eduardo Fonseca-Pedrero, Ángela Campillo-Álvarez y Elsa Peña-Suárez.

Como bien es sabido, una de las demandas de los psicólogos es la necesidad de disponer de información técnica sobre los tests que utilizan en su práctica profesional, con el fin de tomar las decisiones adecuadas.

Para dar respuesta a esta demanda a nivel europeo, la comisión de Tests de la Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos (EFPA-SCTT), desarrolló un modelo de evaluación de tests que puso a disposición de los profesionales europeos en la web de la EFPA (pincha aquí). En España fue adaptado por Prieto y Muñiz (2000). Este modelo permite una evaluación exhaustiva de las propiedades psicométricas de los tests, y además ofrece una evaluación cuantitativa y cualitativa, cuyo objetivo es poner de manifiesto los puntos fuertes y los débiles de cada prueba para que puedan mejorar en futuras versiones.

Ya en 2010, la Comisión de Tests del COP toma la decisión de iniciar el proceso de evaluación de diez pruebas, teniendo en cuenta tanto su uso por parte de los psicólogos, como el interés de los editores para someter sus tests a esta evaluación. Las pruebas elegidas fueron: WAIS-III (Escala de Inteligencia de Wechsler para adultos–III), WISC-IV (Escala de inteligencia de Wechsler para niños-IV), MCMI-III (Inventario Clínico Multiaxial de Millon-III), MMPI-2-RF (Inventario Multifásico de la Personalidad de Minnesota-2 Reestructurado), 16PF-5 (Dieciséis Factores de Personalidad, quinta edición), PROLEC-R (Batería de Evaluación de procesos Lectores, revisada), EFAI (Evaluación Factorial de la Aptitudes Intelectuales), NEO PI-R (Inventario de Personalidad NEO Revisado), EVALUA (Batería Psicopedagógica) y IGF (Batería de Inteligencia General y Factorial).

Una vez seleccionados los diez tests, se siguió el proceso de evaluación por pares. Los dos revisores de cada prueba realizaron su evaluación de forma individual y, posteriormente, el grupo de Psicometría de la Universidad de Oviedo, coordinado por José Muñiz, realizó un informe conjunto, en el que combinaron las evaluaciones de ambos revisores. Una vez elaborado el informe se envió a los editores y los autores de la prueba, permitiendo explicar algunos aspectos que no estaban claros. En la siguiente tabla se puede ver el resumen de las evaluación de cada una de las pruebas, en el que podemos observar que, en líneas generales, estas pruebas tienen un nivel de calidad muy razonable, cada una con sus puntos fuertes y otros más débiles. Las evaluaciones completas se pueden consultar pinchando aquí.