La Gaceta Sanitaria de junio de 2011 (vol.25, num.03), publicó los resultados del Estudio Apaso (Atención paliativa y de soporte de los equipos de atención primaria en el domicilio), cuyo objetivo es estimar la proporción de personas que precisan cuidados paliativos y de soporte de atención primaria en su domicilio, así como describir sus características epidemiológicas.

La variedad de interpretaciones que se han hecho sobre el concepto de cuidados paliativos, ha conducido a una diversidad de cifras que no han permitido una visión clara sobre la magnitud del problema. En las últimas décadas, parece que se ha alcanzado un cierto consenso, y se han establecido criterios que permiten enmarcar el concepto de cuidados paliativos. Se define como paliativo "el cuidado activo y holístico de pacientes con enfermedad progresiva y avanzada, mediante el tratamiento del dolor y de otros síntomas y la provisión de apoyo psicológico, social y espiritual; el objetivo último es conseguir la mayor calidad de vida para el paciente y la familia".

La muestra fue recogida entre octubre de 2007 y marzo de 2008 en el Principado de Asturias, Castilla y León, Extremadura, La Rioja y la Comunidad Valenciana. Incluye a 282.216 españoles mayores de 14 años, que requirieron atención sanitaria en sus domicilios, cuya expectativa médica no era prolongar la supervivencia sino conseguir la más alta calidad de vida para el paciente, la familia y el entorno de cuidadores.

La investigación tuvo en cuenta dos tipos de pacientes, los terminales (12,5%) y los que tienen una incapacidad funcional (87,5%). Los primeros, son aquellos que padecen una enfermedad progresiva y avanzada, con altas probabilidades de fallecimiento en los seis meses siguientes. Los pacientes con incapacidad funcional, requieren asistencia en el hogar por un problema de salud que les impide realizar por sí mismos las actividades de autocuidado.

Se encontró que, de los 400 hombres y las 792 mujeres que cumplían los criterios de inclusión, el 12,5% eran terminales en sentido estricto. La media de edad fue de 82,4 años, mayor en los pacientes con incapacidad funcional (82,9 años) que los terminales (78,9 años). La prevalencia se estimó en 422,3 casos por 100.000 habitantes mayores de 14 años. Las mujeres presentaron una prevalencia muy superior a la de los hombres: 553,9 frente a 287,3. La estimación para el conjunto de la población española fue de 309,0 por 100.000 habitantes

Por el momento, la mayoría de los cuidados paliativos en España, están enfocados a dar respuesta asistencial a los enfermos terminales o a procesos clínicos muy concretos. La relevancia de estos datos reside en que ponen de manifiesto que más del 85% de enfermos que necesitan estos cuidados, están siendo olvidados, ya que la mayoría de enfermos que han necesitado atención, son personas mayores que sufren procesos crónicos e incurables que repercuten de forma importante en su salud y requieren de cuidados de soporte básicos para el mantenimiento de la calidad de vida y la relación con el entorno.

Si quieres consultar o descargar el artículo completo, pincha aquí.

Artículos Relacionados
GUÍA DE LA OMS: “CUIDADOS PALIATIVOS PARA PERSONAS MAYORES: MEJORES PRÁCTICAS”
SE APRUEBA EL ANTEPROYECTO DE LA LEY DE CUIDADOS PALIATIVOS
RECLAMAN MÁS UNIDADES DE CUIDADOS PALIATIVOS Y DE MEJOR CALIDAD
SE APRUEBA LA ACTUALIZACIÓN DE LA ESTRATEGIA EN CUIDADOS PALIATIVOS DEL SNS
EL SUFRIMIENTO NO ESTÁ EN LA CARTERA DE SERVICIOS DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD: ENTREVISTA A JAVIER BARBERO, ESPECIALISTA EN CUIDADOS PALIATIVOS
FICHA TÉCNICA DE LA GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA DE CUIDADOS PALIATIVOS
VALORACIÓN DE LA GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA SOBRE CUIDADOS PALIATIVOS
PSICOLOGÍA Y CUIDADOS PALIATIVOS