En el marco del Proyecto GuiaSalud del Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad y Política Social, se ha publicado la Guía de Práctica Clínica de Prevención y Tratamiento de la Conducta Suicida (vol.1).

Con el objetivo de analizar la calidad y utilidad de esta nueva guía de práctica clínica, Infocop ha solicitado la valoración de esta herramienta a Fernando A. Muñoz Prieto, psicólogo doctorando en Psicología de Emergencias y director de IPSE-Intervención Psicológica Especializada.


Fernando A. Muñoz

1. Aspectos a destacar de esta guía:

La Guía de Práctica Clínica de Prevención y Tratamiento de la Conducta Suicida, es una guía muy interesante, con una visión integradora del abordaje bio-psico-social del paciente suicida.

Ha sido desarrollada por múltiples profesionales: psicólogos, psiquiatras, DUEs..., por lo que facilita el estudio,análisis y respuesta multiprofesional.

Las 15 preguntas que se fijan los autores en la página 15, son sobradamente resueltas a lo largo de la guía.

La información reflejada es de fácil lectura e integración, con un diseño que facilita su accesibilidad, para conocer con el muy adecuado rigor metodológico que se ha realizado, cada referencia, análisis, sugerencia o indicación que propone.

De especial interés son los niveles de evidencia y grados de recomendación que señalan, que pueden ayudar muy significativamente al profesional, en la toma de decisiones clínicas, tanto para la prevención como el tratamiento.

2. Aspectos a mejorar:

Habría sido interesante valorar la inclusión de modelos de informes: inter-consulta a otros profesionales sanitarios, a la Autoridad Judicial (Juez de Guardia, Juzgado que procediese..), etc., que son de especial interés, entre otras situaciones como a las que hace referencia el Artículo 763 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Asimismo, y dado que en ocasiones el ingreso se realiza de forma forzosa e involuntaria, habría sido muy positivo el incluir con detalle, aspectos asociados al manejo y contención física de emergencia de un suicida.

Igualmente habría sido de interés el realizar un apartado específico sobre la atención a pacientes de estas características en zonas rurales y los aspectos concretos asociados (toma de decisiones en función de distancia geográfica hasta el centro de salud mental correspondiente y accesibilidad –física, económica en tiempo- del usuario, protocolos, posibilidades y limitaciones de asistencia especializada en la misma zona rural, etc.).

3. Función del psicólogo y papel otorgado a los tratamientos psicológicos:

La guía desarrolla un muy interesante sub-apartado (7.1) sobre las intervenciones psicoterapeúticas en el tratamiento de la conducta suicida.

Si bien se desglosan muy adecuadamente diversos tipos de abordaje psicológico, intervenciones psicoterapeúticas y sus estudios asociados, considero que habría sido muy positivo, dado el extraordinario interés, el poder ahondar en las mismas y ampliar la información asociada.

4. Algún otro comentario de interés:

Es una guía muy interesante, altamente recomendable y que cumple con sus objetivos.

5. Valoración general: