Según los datos de 2011, la necesidad de la población de recibir atención psicológica cada vez es mayor y, sin embargo, los recortes debidos a la crisis económica, van en aumento en el sector de la salud mental y la intervención social.