Los trastornos del estado de ánimo (depresión y trastorno bipolar), junto con las demencias, constituyen los problemas de salud mental con mayor impacto económico en el contexto europeo. Así lo ha vuelto a poner de manifiesto un estudio publicado recientemente en la revista European Journal of Neurology, cuyos resultados preliminares fueron además presentados hace unos meses ante el Parlamento Europeo. En el transcurso de la presentación de resultados sobre el coste económico derivado de los trastornos mentales y las enfermedades neurológicas en Europa, los autores calificaron la situación como "una bomba de relojería".

El informe, titulado The economic cost of brain disorders in Europe 2010, constituye la investigación más amplia realizada hasta la fecha, tanto por la zona geográfica que abarca (un total de 30 países europeos), como respecto al número de patologías analizadas: 19 grupos de categorías diagnósticas. La investigación proporciona además los datos más actuales sobre el coste económico de los trastornos mentales y las enfermedades neurológicas en Europa, ya que el último informe de estas características se realizó con datos del 2005.

De acuerdo a la estimación realizada, uno de cada tres europeos sufrió al menos alguna de estas dolencias mentales a lo largo del 2010 y, en conjunto, estos trastornos supusieron un coste económico para el total de la Unión Europea de 798.000 millones de euros, de los cuales el 37% se debieron a costes directos en servicios sanitarios, el 23% a costes no sanitarios (cuidados informales) y el 40% a costes indirectos (pérdida de productividad laboral, discapacidad crónica, etc.). El análisis pone de manifiesto que, a la hora de evaluar el impacto asociado a los trastornos mentales y las enfermedades neurológicas, es igual o mucho más importante tener en cuenta el coste derivado de las pérdidas en productividad laboral, asociadas a su vez a la falta de estrategias eficaces para prevenir y tratar a tiempo estos problemas.

Según la investigación y al desglosar los datos en función del grupo diagnóstico, los trastornos del estado de ánimo lideran la lista respecto al coste económico que generan. Específicamente, suponen un gasto de 113.405 millones de euros al año, seguidos de las demencias con 105.200 millones de euros, los trastornos psicóticos (93.900), los trastornos de ansiedad (74.400) y las adicciones (65.700) (Ver Tabla 1). El impacto económico de los trastornos mentales más frecuentes (ansiedad y depresión) supera así al de otras dolencias físicas, como la esclerosis múltiple, la epilepsia o los tumores cerebrales.

Tabla 1. El coste económico anual de los trastornos mentales y las enfermedades neurológicas*