El sábado 29 de septiembre, se celebra como todos los años el Día Mundial del Corazón.

Con el objetivo de concienciar a la sociedad y a las diferentes administraciones, desde el año 2000 y bajo el auspicio de la World Heart Federation, se estableció que todos los años en septiembre se celebraría el Día Mundial del Corazón, que en España organiza la Sociedad Española de Cardiología y la Fundación Española del Corazón.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en todo el mundo. La OMS calcula que en 2004 murieron 17,3 millones de personas por ECV, que en 2030 morirán cerca de 23,6 millones por esta enfermedad y prevé que para ese año siga siendo la principal causa de mortandad.

Normalmente, las ECV se han considerado propias de personas mayores y de hombres. Sin embargo, los niños de hoy en día tienen más riesgo de padecerlas. De igual forma, se subestima el riesgo de ECV en mujeres, a pesar de que representan la mitad de los 17,3 millones de muertes anuales por esta causa.

Por esta razón, la Federación Mundial del Corazón -continuando con el lema del 2011, Un mundo, un hogar, un corazón- pretende que el año 2012 sea el año de la prevención de la ECV entre mujeres y niños.

Con motivo de este lema, Infocop considera de interés la publicación de una investigación llevada a cabo por el Brigham and Women's Hospital de Boston (Massachusetts), sobre estrés laboral como causa de problemas cardíacos en las mujeres.

El estudio, publicado en la revista PLoS One (revista científica internacional que publica artículos de investigación), pone de manifiesto que aquellas mujeres que tienen puestos de trabajo estresantes tienen un 38% más de probabilidades de padecer ECV que aquellas que poseen puestos con un nivel de exigencia y responsabilidad más bajo.

Los investigadores han encontrado que las mujeres que desempeñan determinados puestos de trabajo (como profesionales de la salud, ejecutivas, profesoras y administradoras) tienen más riesgo de sufrir un problema cardiovascular tanto a corto como a largo plazo.

Paralelamente, se han estudiado los efectos de la inseguridad laboral. El "temor a perder el trabajo" se asocia a ciertos factores de riesgo de ECV como presión arterial alta, colesterol alto y obesidad, pero a diferencia de la tensión laboral no ha demostrado ser causa directa de ECV.

Esta investigación, aunque se centra específicamente en el colectivo femenino, muestra la importancia de abordar el estrés en el puesto de trabajo para mejorar la salud en general y prevenir las ECV en particular.

Fuente: Brigham and Women's Hospital

Artículos Relacionados
LA PREVENCIÓN, ESTRATEGIA CLAVE EN EL DÍA MUNDIAL DEL CORAZÓN 2011
“TRABAJAR CON CORAZÓN”, LEMA DEL DÍA MUNDIAL DEL CORAZÓN 2010
TRABAJAR CON CORAZÓN – 27 DE SEPTIEMBRE, DÍA MUNDIAL DEL CORAZÓN
UN ESTUDIO EVIDENCIA QUE LA SATISFACCIÓN VITAL REDUCE EN UN 13% EL RIESGO CARDIOVASCULAR
EL AFECTO POSITIVO SE EVIDENCIA COMO UN FACTOR DE PROTECCIÓN CARDIOVASCULAR
LAS ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES, PRIMERA CAUSA DE MUERTE EN 2007
EL ESTRÉS LABORAL SUPONE UN COSTE DE VEINTE MIL MILLONES DE EUROS
ESTRÉS LABORAL Y BURNOUT EN LOS SERVICIOS DE URGENCIA EXTRAHOSPITALARIA