COP Madrid

El pasado 4 de septiembre, se realizó la presentación del estudio Cómo afrontan el dolor los niños hospitalizados, que ha sido desarrollado por la Fundación Antena 3 y la Fundación Grümenthal, y que ha contado con la colaboración del Colegio a través de la psicóloga especializada en dolor crónico, Julia Vidal.

El objetivo de este estudio era preguntar a los niños hospitalizados sobre su percepción del dolor y así poder contribuir a mejorar el abordaje de este, tanto para otros niños que se enfrentan a situaciones similares como para sus padres y familiares, y para el personal sanitario.

El estudio se ha realizado en 20 hospitales de referencia de diferentes comunidades autónomas. La encuesta, realizada por TNS Demoscopia, se efectuó durante los meses de marzo y abril de 2012, a niños de entre 7 y 12 años ingresados en distintas áreas de los hospitales colaboradores. Se buscó así alcanzar la más amplia y completa representación en relación con las variables sexo, edad y área de trabajo.

Responsables del estudio, de pie de izqda. a dcha.: Jorge Clemente, TNS Demoscopia; Eva Aranda, TNS Demoscopia; Julia Vidal, psicóloga experta en dolor crónico y directora de Área Humana Psicología; Dr. Francisco Reinoso, coordinador de la Unidad del Dolor Infantil del Hospital La Paz, y Carmen Bieger, directora de la Fundación Antena 3. Sentados, de izqda. a dcha., Dra. Mar Serrano, Área de Analgesia del Departamento Médico de Grümenthal Pharma; Ángela González, Gerente de Gestión de Proyectos de la Fundación Grümenthal; Lary León, responsable del Programa de Asistencia Hospitalaria y Directora del Canal Fan 3, y Dr. Juan Casado, Jefe de Servicio de Pediatría del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús y profesor de Pediatría de la Universidad Autónoma de Madrid.

En el estudio se pone de manifiesto que el 40% de los niños hospitalizados sienten dolores a diario. También se desprende que en el 62% de los casos, los niños, al conocer previamente qué les va a pasar, sienten una tranquilidad que les permite amortiguar el dolor. Sin embargo, sólo la mitad de los niños ha sido informada sobre la posibilidad de sentir dolor durante su estancia en el hospital. Las inyecciones (pinchazos, punciones, etc.) son las prácticas hospitalarias que despiertan más miedo entre los niños y las reacciones instintivas que originan son "sudor de manos", "dolor de tripa" y diferentes estados nerviosos. Los niños perciben que, cuando piden ayuda, no siempre reciben medicación inmediata y eficaz, lo que les aumenta la sensación de dolor.

Un dato reseñable es que la madre, dentro de los familiares, sigue siendo la principal acompañante (69%) del niño hospitalizado, por encima del padre (20%) y los abuelos (5%).

Los recursos que utilizan los más pequeños frente al dolor son fundamentalmente: distracción (incluso dormir), petición de ayuda y relajación. Cuando sienten dolor, el 39% de los niños piensa "estoy mal", el 35% lo interpreta como que "se está curando" y apenas el 15% asocia ambos conceptos.

Además, uno de cada tres niños se considera "algo preocupado", uno de cada cuatro con «algo de miedo» o triste y uno de cada ocho se siente "algo enfadado". Pero, en general, los más pequeños se sienten anímicamente bien durante su estancia en el hospital, dicen estar a gusto con el personal del hospital porque es cercano y cariñoso, suelen vivir su estancia en el hospital como algo pasajero y valoran su parte lúdica y social (voluntariado, aula hospitalaria, actividades, relacionarse con otros niños, etc.). Los niños que ya han sido hospitalizados en varias ocasiones perciben la hospitalización, el dolor y su relación con el personal del hospital de una manera diferente y, sobre todo, más positiva.

Destaca con un 94% que lo que más gusta del hospital es el trato recibido (sobre todo a los niños ingresados con anterioridad), la televisión (los de primer ingreso), el colegio y los juegos y lo que menos gusta son los pinchazos y la comida (sobre todo a aquellos sujetos a un tratamiento periódico).