El descubrimiento realizado por Giacomo Rizzolatti, neurobiólogo de la Universidad de Parma (Italia), sobre el funcionamiento de las neuronas espejo supone una revolución en la comprensión de conductas sociales y aspectos psicológicos de la vida humana como son la imitación, la empatía o la percepción de personas.

Según explica este investigador en una entrevista concedida a El País el pasado 19 de octubre, "el sistema de espejo permite hacer propias las acciones, sensaciones y emociones de los demás". Además, explicaría conductas como la empatía o ponerse en el lugar del otro base, según palabras de Rizzolatti, de nuestro comportamiento social. Lo fundamental de este descubrimiento se centraría en que "demuestra que verdaderamente somos seres sociales". El descubrimiento tendría implicaciones a la hora de entender trastornos como el Autismo, campo clásico de trabajo y estudio de la Psicología.