La Psicología de la Intervención Social es una actividad profesional que surge dentro de la rama de la Psicología Social, con el objetivo de reducir o prevenir situaciones de riesgo social y personal, a través de la intervención en la solución de problemas concretos que pueden afectar tanto a individuos como a grupos o comunidades, y promover una mayor calidad de vida.

Con el fin de integrar, coordinar y desarrollar las actividades científico-profesionales de los colegiados y colegiadas especializados y especializadas en dicha área, y unificar a nivel nacional este ámbito profesional, el Consejo General de la Psicología (COP), ha creado la nueva División de Psicología de la Intervención Social (PISoc).

Para hablarnos en profundidad de esta iniciativa, Infocop ha querido entrevistar a Rosa Mª Redondo Granado (decana del COP Extremadura y coordinadora de esta nueva División Nacional), que es experta en Psicología de la Intervención Social y lleva más de 12 años ejerciendo en Servicios Sociales de Base (SSB), Programas de Atención a la Infancia y la Familia.

Rosa Mª Redondo Granado

ENTREVISTA

Para encuadrar el tema, cuando hablamos de Psicología de la Intervención Social, ¿a qué nos estamos refiriendo exactamente? ¿Cuáles son sus ámbitos de aplicación?

La Psicología de la Intervención Social hace referencia a una multiplicidad de procesos de relación entre individuos y el entorno social en el que éstos se desenvuelven. De una manera más específica, nos referimos a cómo las necesidades humanas más básicas y su atención, son condicionadas por el entorno social, necesidades de subsistencia, de integración social y convivencia, de participación en ese entorno, de acceso a la información y a los recursos disponibles, de la participación en condiciones de igualdad, sin exclusiones ni discriminaciones.

Esto favorece la existencia de muchos ámbitos diferentes de aplicación (familia y menores, inclusión social, personas mayores, intervención comunitaria, jóvenes, discapacidad, inmigración, etc.) si bien las estrategias, los métodos para alcanzar los objetivos de reducción de situaciones de riesgo y la mejora de la calidad de vida tienen mucho en común.

La historia de la Psicología de la Intervención Social ha estado muy ligada a la historia de los Servicios Sociales en España, y esto ha propiciado el abordaje interdisciplinar de estas situaciones, en las que los profesionales de la psicología han definido un perfil profesional propio.

A su juicio, ¿en qué situación se encuentra actualmente en nuestro país esta rama de la Psicología dentro del área de los Servicios Sociales y a qué retos futuros se enfrenta?

Inevitablemente, habiendo crecido entorno a los Servicios Sociales, la evolución depende también de la propia de estos servicios. En los años 80, cuando se inicia la intervención psicológica desde el ámbito comunitario, la evolución fue siempre en positivo, la psicología fue ocupando espacios y creciendo en reconocimiento, siendo uno de los ámbitos de mayor presencia laboral para los psicólogos y las psicólogas.

En ese crecimiento mucho han tenido que ver los diferentes foros profesionales de análisis y desarrollo de este ámbito profesional (Jornadas, Congresos, etc) auspiciados desde la Organización Colegial, antes Colegio Estatal con sus delegaciones, ahora Colegios Autonómicos y el propio Consejo General.

En estos momentos, desde la recién creada División de Psicología de la Intervención Social, en una situación de crisis económica que propicia y favorece reformas de Leyes como la Ley de Bases de Régimen Local, o las que regulan la atención a la discapacidad, estamos en alerta para intervenir en el momento adecuado haciendo las alegaciones oportunas a esas normas. Nuestro objetivo es procurar que los espacios que la Psicología ha conseguido ocupar en estos años, se mantengan y que las condiciones en las que se prestan los servicios psicológicos sean, al menos, las que ya están instauradas.

Tenemos por delante el reto de mantener y mejorar el acceso de los ciudadanos a los recursos de atención psicológica en todo el ámbito social, no es poco y para ello trabajamos desde nuestra organización y en relación con otros Consejos y Colegios profesionales con presencia en este ámbito.

En el área de los Servicios Sociales se cuenta con equipos de profesionales de diferentes disciplinas que trabajan de forma coordinada. ¿Qué papel juega la figura del psicólogo dentro de estos equipos multidisciplinares?

El perfil profesional de los psicólogos y psicólogas que intervienen en estos equipos está definido y regulado con normativas bien de carácter autonómico, bien en leyes estatales. En general, es un papel destacado y abarca muchas más tareas que la intervención con la población, y labores de formación y asesoramiento a otros profesionales; como por ejemplo, el desarrollo de proyectos de investigación; la planificación, el desarrollo y la evaluación de los propios programas y/o servicios; labores de dirección y gestión de los servicios.

Recientemente, el Ministerio de Sanidad ha presentado el Plan de Acción para la Estrategia Española sobre Discapacidad 2013-2015. En su opinión, ¿qué avances y logros se han producido en los últimos años en relación con las necesidades psicológicas de este colectivo? ¿Qué retos quedan aún por resolver?

Esta reforma, como ya comenté anteriormente nos coloca en este momento ante la oportunidad de hacer llegar a la administración nuestra posición como colectivo profesional acerca de lo que consideramos que ha de ser el acceso de las personas con discapacidad a una atención integral donde la prestación de servicios psicológicos esté garantizada.

La anterior, la Ley 13/1982, de 7 de abril, de integración social de las personas con discapacidad (LISMI), ya recogía la obligación del Estado de atender en diferentes niveles, prevención, atención, rehabilitación, integración, etc., a las personas con discapacidad, garantizando el acceso a una serie de recursos y servicios entre los que la atención psicológica se recogía expresamente en diferentes artículos. El reto en este momento es no retroceder en absoluto. Mantener lo que la LISMI ya garantizaba y favorecer la mejora tanto de la atención como del acceso de los ciudadanos con discapacidad a esa atención psicológica de calidad. Sin olvidar, desde luego, las condiciones laborales y los espacios competenciales de los psicólogos y las psicólogas que en este momento ejercen en este ámbito.

Ahondando más en el tema, se espera que a finales de este año se apruebe la nueva Ley General de Discapacidad. Como experta, ¿qué podría aportar el psicólogo de la intervención social en el abordaje de la discapacidad?

La intervención psicológica ha de dirigirse hacia la habilitación y la rehabilitación, favoreciendo la consecución de la mayor autonomía personal posible a quienes tienen una discapacidad. En este proceso, es importante tener en cuenta las características individuales, personales, familiares y sociales de este colectivo, sus motivaciones, sus intereses, sus necesidades, de manera que su proyecto de vida consiga el mayor desarrollo posible.

Centrándonos en la nueva División de Psicología de la Intervención Social (PISoc), ¿Podría detallarnos cuáles son sus objetivos y qué líneas estratégicas de actuación tienen previstas?

En este momento la división acaba de ser creada, estamos en la fase de incorporar miembros. Estos miembros podrán ser miembros ordinarios y miembros acreditados cuando cumplan una serie de requisitos de formación y trayectoria profesional, si bien esa fase aun no se ha puesto en marcha. En la actualidad, se ha aprobado ya la incorporación de 315 miembros ordinarios de todo el territorio nacional.

Los objetivos principales de esta División son potenciar el desarrollo científico, técnico y profesional en el ámbito disciplinar de la Psicología de la Intervención Social. Impulsar la creación de Secciones Profesionales de Psicología de la Intervención Social en todos los COP del Estado Español. Establecer los criterios y desarrollar procedimientos de acreditación de los y las profesionales de su ámbito de intervención disciplinar. Velar y defender la presencia y funciones del psicólogo y la psicóloga de la Intervención social en los diferentes ámbitos de actuación profesional. Y cualquier otro que contribuya a la consecución de los fines colegiales en el ámbito profesional y científico propio de la División de Psicología de la Intervención Social.

¿Podría explicarnos qué requisitos son necesarios para pertenecer a esta División?

Para ser miembro ordinario de la División de Psicología de la Intervención Social, es necesario, obviamente, ser miembro de cualquiera de los Colegios Oficiales del territorio nacional, no estar cumpliendo sanción deontológica y enviar la correspondiente solicitud que puede encontrarse en la Web del Consejo y de los diferentes COPs. En este momento la inscripción es gratuita y no precisa abonar tasa alguna.

Sabemos que usted participa actualmente en otros grupos de trabajo dependientes del Área de Psicología de la Intervención Social del COP. ¿Se está llevando a cabo algún proyecto dentro de esta área que le gustaría destacar?

En este momento, coordino el Área de Psicología de la Intervención Social, soy la coordinadora de la División Nacional y responsable también del Grupo de Trabajo de Psicología e Igualdad de Género. En relación a este último, estamos planificando unas Jornadas Nacionales contra la violencia de género que se celebrarán en el mes de noviembre. Tenemos diferentes proyectos en marcha que se coordinarán también con otras asociaciones y sociedades profesionales del ámbito de la Federación Iberoamericana de Asociaciones de Psicología, entre ellos, la organización conjunta de mesas redondas y simposium. El GT de Psicología e Igualdad de Género está elaborando además, un estudio de los diferentes recursos de atención a víctimas de violencia de género que dependen de los distintos Colegios Territoriales y estamos en fase de recogida de datos de un estudio que nos permita conocer como se está abordando la formación en materia de igualdad en las diferentes universidades.

Para finalizar, ¿desea añadir algún otro comentario?

Quisiera animar a los profesionales del ámbito de la Psicología de la Intervención Social a integrarse en la División, a participar en los diferentes proyectos y a realizar las aportaciones desde su experiencia. El desarrollo de los distintos ámbitos de aplicación de la profesión ha de contar con la mayor participación.

Artículos Relacionados
Abierto el plazo de inscripción a la nueva división de Psicología de la Intervención Social
Psicología social de los problemas sociales
XI CONGRESO INTERNACIONAL DE INFANCIA MALTRATADA- ENTREVISTA AL DIRECTOR DEL GRUPO DE INVESTIGACIÓN EN FAMILIA E INFANCIA