La Sociedad Española Interdisciplinaria del Sida (SEISIDA), en colaboración con la Fundació Lluita contra la Sida (FLS) y la Universidad de Educación a Distancia (UNED), han llevado a cabo el primer estudio que valora la prevalencia de quejas cognitivas en una muestra amplia de personas con VIH. En este trabajo, desarrollado en 4 hospitales españoles y 10 ONGs, han participado 719 personas con VIH, en tratamiento.

Los problemas cognitivos en personas con VIH han sido muy poco estudiados en España. La necesidad de estudiar estos síntomas en personas con VIH, según uno de los autores, Muñoz-Moreno, radica en que “conocer información sobre las variables demográficas, clínicas o psicológicas de las personas con quejas cognitivas, permite identificar mejor a aquellas personas con problemas físicos, por lo que se podría llegar a diagnosticar de forma precoz posibles complicaciones del sistema nervioso, o a otros niveles”.

Los resultados del trabajo ponen de manifiesto que casi el 50% de las personas con VIH que están recibiendo tratamiento antirretroviral, se quejan de pérdida de memoria o problemas de concentración, síntomas que, de alguna manera, interfieren en su vida diaria. La aparición de alteraciones cognitivas, se relaciona con una peor calidad de vida, mayor existencia de síntomas de depresión o una adherencia al tratamiento antirretroviral incorrecta. Además, las personas que refieren quejas cognitivas suelen tener una peor salud psicológica y calidad de vida, así como un peor estado inmunológico.

En cuanto al perfil de las personas con esta sintomatología, el estudio revela que los que tienen peor estado psicológico, mayor edad, no mantienen una relación sentimental, y con peor nivel educativo, son las más propensas a presentar este tipo de quejas.

Lo que no se ha podido determinar es cuál es la causa y cuál la consecuencia, ya que se trata de relaciones bidireccionales; es decir si la alteración cognitiva es causa o consecuencia de vivir con el VIH.

Teniendo en cuenta que la relación entre la queja cognitiva y la depresión o mal control de la enfermedad, es fundamental intervenir en la mejora del estado de ánimo y de los síntomas cognitivos. Por esa razón, una intervención psicológica se hace imprescindible para la mejora de la calidad de vida de muchas personas con VIH.

Este estudio pone de manifiesto la necesidad de tener un enfoque clínico más amplio, no sólo físico, con las personas con VIH. Hasta el momento no se ha prestado atención a los problemas que pueden coexistir con el VIH, pero desde que esta enfermedad ha dejado de ser mortal, para pasar a convertirse en una enfermedad crónica en la mayoría de los casos, se necesitan nuevas estrategias centradas en la mejora de su calidad de vida.

Referencia del artículo completo:

Muñoz-Moreno J.A.; Fuster M.J.; Ferrer M.J.; Molero F.; Jaén A.; Clotet B.; y Dalmau D. "Quejas cognitivas en Personas con VIH en España: prevalencia y variables relacionadas". Medicina Clínica. DOI:10.1016/j.medcli.2013.02.037

Fuente:

SEISIDA

Artículos Relacionados
No hay base científica para prohibir el matrimonio homosexual, según la APA
Ansiedad social, estado de ánimo y autoconcepto en adolescentes según su orientación sexual
ADOPCIÓN HOMOPARENTAL, UN NUEVO MODELO DE FAMILIA
PAPEL DE LA TERAPIA CONDUCTUAL EN LA OPTIMIZACIÓN DE LOS PROGRAMAS DE PREVENCIÓN DEL VIH - RESOLUCIÓN DE LA APA 2012
LOS EFECTOS DEL ESTIGMA EN LA CALIDAD DE VIDA DE LAS PERSONAS CON VIH
LOS AFECTADOS POR VIH/SIDA RECLAMAN LA IMPORTANCIA DEL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO
Encuesta on-line europea para hombres que tienen relaciones sexuales con hombres