El pasado mes de septiembre se publicaron en la revista Age and ageing, los resultados de un estudio transversal realizado a partir de los datos de una encuesta longitudinal sobre el envejecimiento llevada a cabo en Inglaterra.

El objetivo de este estudio fue examinar la percepción de discriminación de una muestra representativa de adultos, que contó con más de 7.500 hombres y mujeres mayores de 52 años.

Los participantes calificaron la frecuencia con la que experimentaron cinco situaciones discriminatorias: están siendo tratados con menos respeto debido a su edad, recibiendo peor servicio que otros en restaurantes y tiendas, recibiendo peor servicio en los hospitales, ser tratados como menos inteligentes y ser amenazados o acosados.

Los resultados muestran que más del 33% de los encuestados informan de que han sufrido algún tipo  de discriminación por su edad. En concreto, un 17 % percibe que han sido tratados con menos respeto y un 10% que ha recibido peor servicio en hospitales y consultas médicas.

En cuanto a factores que modulan los resultados, se encontró que la discriminación percibida por la edad, se asoció a una edad más avanzada, a una educación superior, a los niveles más bajos de riqueza de los hogares y a estar jubilado o sin empleo, para las 5 situaciones discriminatorias planteadas.

Aunque es importante tener en cuenta que la discriminación percibida puede ser diferente que la real, resulta preocupante que, según los autores, la percepción de discriminación en el día a día puede afectar tanto a la salud física como a la mental. La discriminación puede ser una fuente crónica de estrés, dando lugar a aislamiento social. De esta forma, las personas que experimentan o piensan que están sufriendo discriminación, tienden a salir menos, sentirse tristes o menos seguros, y tienden a la depresión.

Sorprendentemente, si comparamos estos datos con otros estudios, encontramos que frente a este 33% de personas que perciben discriminación por su edad en Europa, sólo el 17% perciben esta discriminación por su etnia.

Según este trabajo, tratar de comprender el problema de la discriminación por la edad es vital para desarrollar políticas adecuadas y para orientar futuras intervenciones con eficacia. Los resultados ponen de relieve la magnitud del problema de la discriminación por la edad y ponen de manifiesto los grupos que son especialmente vulnerables a este tipo de discriminación.

Referencia del artículo:

Rippon, I., Kneale, D., de Oliveira, C., Demakakos, P. y Steptoe, A. Perceived age discrimination in older adults. Age and ageing, septiembre 2013; doi: 10.1093/ageing/aft146.

Fuente:

Fox News

Artículos Relacionados
Portal para la detección de la depresión en personas mayores
La salud mental, un derecho básico de las personas mayores
La importancia de la concienciación del abuso y maltrato en la vejez
El envejecimiento afecta a la memoria involuntaria, según un estudio
Las funciones cognitivas en el envejecimiento normal y en mayores con déficit cognitivo leve
La rehabilitación neuropsicológica y la estimulación cognitiva son beneficiosas para los ancianos
Las personas con trastorno mental, en una situación de “discriminación mortal”