Los responsables de las políticas sanitarias y los profesionales de la salud deben mejorar sus planes de actuación en esquizofrenia, de tal manera que el eje de las actuaciones se centre en la recuperación de las personas afectadas, mediante un marco de trabajo positivo. Esta ha sido una de las conclusiones de la reunión realizada por el Grupo de Interés sobre Salud Mental, Bienestar y Trastornos Cerebrales del Parlamento Europeo, que tuvo lugar el pasado 5 de noviembre de 2013.

Durante el transcurso de dicha reunión, los participantes revisaron a fondo un informe elaborado por un grupo de expertos internacionales en salud mental, titulado Esquizofrenia: es el momento para comprometerse a un cambio en las políticas (Schizophrenia: time to commit to policy change). Tal y como apuntó la profesora de psiquiatría S. Galderisi, miembro del equipo de autores del informe, la principal barrera para la recuperación de estos pacientes son “las bajas expectativas positivas que tienen los profesionales que les atienden”.

Además de la necesidad de un enfoque positivo en la atención a los pacientes con trastornos psicóticos, los participantes en el Grupo de Interés señalaron la necesidad imperante de dar un giro en la elaboración de políticas locales, nacionales y europeas en esquizofrenia, de tal manera que contemplen los siguientes aspectos:

  • Se recomienda que las personas con trastornos psicóticos accedan a programas de atención integral, en los que se tenga en cuenta tanto su salud mental como su salud física y en los que se incorporen tratamientos psicológicos, psicoeducación y grupos de ayuda a pacientes y familiares.
  • Se les debe realizar una evaluación inicial integral de su estado de salud físico y mental (dado que estas conductas suelen estar asociadas a una amplia gama de problemas de salud mental, como el trastorno límite de personalidad, la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia o el abuso de sustancias), prestando atención a sus preocupaciones, a sus circunstancias sociales y al riesgo de repetición de nuevas autoagresiones.
  • Se debe proporcionar el apoyo y las ayudas necesarias para que las personas con trastornos psicóticos puedan permanecer y continuar con una vida activa en su comunidad.
  • Se deben establecer medidas para guiar a pacientes y cuidadores en los complejos sistemas de subvenciones y empleo, con el objetivo de acelerar y garantizar su recuperación.
  • Se debe realizar una revisión sistemática, actualizada y mejorada de las políticas de tratamiento en esquizofrenia.
  • Se deben establecer campañas de sensibilización de manera regular.

Las recomendaciones han contado con el apoyo de la coalición de asociaciones de pacientes con trastorno mental GAMIAN-Europe. Dicha coalición reclama específicamente que el tratamiento en esquizofrenia no sólo esté basado en la administración de fármacos, sino que incluya también el acceso a psicoterapia, asesoramiento, psicoeducación y programas de autoayuda, ya que, según una encuesta realizada por GAMIAN-Europe, menos del 3% de los pacientes encuestados accede a este tipo de programas integrales de intervención.

Fuente:

European Parliament Group on Mental Health

Artículos Relacionados
El NIMH reconoce las limitaciones de los antipsicóticos a largo plazo y avala la terapia cognitivo-conductual
Nueva guía del NICE sobre Psicosis y Esquizofrenia en niños y adolescentes
Se debería ofrecer tratamiento psicológico a las personas con psicosis y esquizofrenia, según el NICE
Prácticas vergonzosas en la atención a la esquizofrenia, según un informe del Reino Unido
Se reclama una nueva política en esquizofrenia, con atención integral y psicoterapia