Las enfermedades crónicas como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, respiratorias, musculoesqueléticas y la depresión, son cada vez más frecuentes en la Unión Europea; esta es una de las principales conclusiones del último informe sobre el panorama de la salud en Europa, publicado el pasado mes de noviembre por la UE y la OCDE-Organización para la cooperación y el desarrollo económico (Health at a Glance Europe 2012).

A la luz de estos datos, la Comisión Europea ha puesto en marcha una nueva Acción Conjunta para hacer frente a las enfermedades crónicas y promover el envejecimiento saludable a lo largo de todo el ciclo vital.

La CHRODIS-JA –nombre que recibe esta Acción Conjunta-, se enmarca en el Plan de trabajo del Segundo Programa de Acción Comunitaria en el área de la Salud (2008-2013), y es el primer Plan co-financiado por la Unión Europea (UE) en el ámbito de las enfermedades crónicas.

Asimismo, es una de las acciones conjuntas que cuenta con mayor número de estados miembros participantes: 60 organismos (36 como asociados y 23 como colaboradores) de 26 Estados Miembros, y cuya coordinación será llevada a cabo por España, a través del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el Instituto de Salud Carlos III.

Su finalidad es la de ayudar a los países y regiones de la UE a intercambiar buenas prácticas en la lucha contra este tipo de enfermedades que, según la OMS, son la causa del 87% de las muertes en Europa. Para ello, durante los próximos tres años (hasta finales de marzo de 2017), se llevará a cabo una serie de iniciativas orientadas a la promoción de la salud, la prevención y detección precoz de enfermedades, y a la elaboración de metodologías comunes para un buen abordaje de la multimorbilidad (coexistencia de dos o más enfermedades crónicas).

Con este objetivo, la UE plantea el desafío de las enfermedades crónicas partiendo de un enfoque global en el que participen todos los niveles pertinentes -desde las comunidades a los responsables políticos-, y que integre las siguientes medidas:

  • Abordar eficazmente los grandes factores de riesgo (tabaquismo, consumo excesivo de alcohol, mala alimentación y falta de actividad física).

  • Integrar sistemáticamente las políticas y actuaciones con vistas a reducir las desigualdades sanitarias.

  • Abordar la salud mental y el bienestar a través del Pacto Europeo.

  • Mejorar la salud y la calidad de vida de las personas mayores y la eficiencia de los sistemas de asistencia sanitaria, a través de iniciativas como la "Asociación Europea para la Innovación sobre un Envejecimiento Activo y Saludable" o la estrategia específica para la demencia y el Alzheimer.

  • Velar por unas estadísticas nacionales fiables y comparables al máximo, que puedan servir de base para unas políticas eficaces.

  • Apoyar campañas de concienciación y prevención de enfermedades específicamente dirigidas a los grupos y personas de alto riesgo.

Para más información, pincha el siguiente enlace: http://ec.europa.eu/health/major_chronic_diseases/policy/index_en.htm

Artículos Relacionados
Integrar la salud mental en el abordaje de la cronicidad
El reto de responder a las enfermedades crónicas: la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el SNS
La cronificación de los problemas de salud y el papel de la psicología
ESTEVE CONVOCA TRES BECAS A LOS MEJORES PROYECTOS DE ATENCIÓN SANITARIA AL PACIENTE CRÓNICO
INFORME SOBRE LA SITUACIÓN DE LAS ENFERMEDADES NO CONTAGIOSAS EN EL MUNDO, DE LA OMS