Hoy, 4 de febrero, se celebra el Día Mundial contra el Cáncer. Esta enfermedad constituye hoy en día una de las principales causas de muerte en todo el mundo; de hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2008 causó 7,6 millones de defunciones (aproximadamente un 13% del total), y se prevé que las muertes por cáncer sigan aumentando en todo el mundo y alcancen la cifra de 13,1 millones en 2030.

Por esta razón, cada año, coincidiendo con esta fecha, la OMS y las asociaciones contra el cáncer promueven medios para aliviar la carga mundial de la enfermedad, impulsando para ello una serie de iniciativas cuyo eje central es la prevención del cáncer y el aumento de la calidad de vida de los enfermos.

Con motivo de este Día, Infocop Online ha querido publicar el siguiente artículo basado en un estudio difundido por la Revista Psicooncología, en el cual se analizan los beneficios de aplicar las nuevas tecnologías –concretamente la Realidad Virtual-, en las intervenciones Psicológicas a pacientes con cáncer.

Macarena Espinoza1, Rosa M. Baños2, Azucena García-Palacios1,3 y Cristina Botella1

1Universitat Jaume I, Castellón

2Universidad de Valencia

3CIBER Fisiopatología Obesidad y Nutrición (CB06/03), Instituto de Salud Carlos III, Madrid

Las tecnologías están cada vez más presentes en nuestra vida cotidiana. Es por ello que una de las preguntas que se han realizado y siguen realizando los investigadores y clínicos es: “¿en qué medida estas herramientas pueden ayudar en nuestra labor? ¿Cómo podrían incluirse en el trabajo terapéutico con pacientes?.

En el caso específico de los pacientes con cáncer, las tecnologías han servido, por ejemplo, para facilitar el acceso a aquellos que por distancia o estado de salud no pueden acudir a las sesiones psicológicas, y para facilitar el intercambio de información y consejos relacionados con el manejo de síntomas asociados a la quimioterapia, entre los profesionales de la salud y pacientes que ya se encuentran en casa.

Una de las tecnologías que se ha empleado con buenos resultados en el trabajo con personas con cáncer es la Realidad Virtual (RV). La RV permite crear ambientes tridimensionales en los que las personas pueden interactuar con el entorno y experimentar sensaciones y emociones similares a las que experimentarían en el ambiente real.

En el trabajo con pacientes oncológicos, esta tecnología se ha utilizado fundamentalmente con dos propósitos: para el manejo del dolor asociado a procedimientos médicos dolorosos (como punciones, instalación de catéteres, etc.) y para aminorar el malestar emocional, ansiedad y fatiga durante las sesiones de quimioterapia. En ambos casos se han obtenido resultados positivos, siendo una herramienta que promueve disminuciones en los niveles de dolor y malestar (Wolitsky, Fivush, Zimand, Hodges y Rothbaum, 2005), además de que resulte más tolerable el tratamiento con quimioterapia (Schneider y Hood, 2007).

Existen también algunas propuestas que han sugerido utilizar la RV durante la hospitalización, aunque en menor proporción que las anteriormente señaladas, y que han intentado abordar aspectos como la entrega de información, ansiedad y promoción de emociones positivas, con resultados preliminares alentadores (Oyama, Oshuga, Tatsuno y Katsuma, 1999).

Teniendo en cuenta todos estos resultados, nos propusimos llevar a cabo un estudio con el fin de diseñar y evaluar la utilidad de una intervención psicológica apoyada en las tecnologías, dirigida a pacientes adultos con cáncer que se encuentren hospitalizados. El objetivo de esta intervención es promover el bienestar y las emociones positivas durante el período de hospitalización.

La intervención diseñada es breve, se compone de 4 sesiones de 30-45 minutos de duración cada una, y se lleva a cabo en la habitación del paciente. En estas sesiones se trabaja con dos entornos virtuales que representan un ambiente natural (un bosque) y un parque, además de utilizar un sistema que permite elaborar en conjunto con el paciente un libro de vida con material personalizado. El propósito es que en cada sesión el paciente conecte con sensaciones agradables que favorezcan la distracción y relajación, además de que recupere recuerdos positivos de su propia historia. Para presentar las sesiones se utiliza una pantalla de televisión conectada a un ordenador, que es posible trasladar de una habitación a otra.

De momento contamos con información de 11 pacientes que han realizado la intervención. Su media de edad fue de 58,7 años, la mayoría eran mujeres (63,6%) y los diagnósticos más frecuentes fueron "otro" (linfoma, cáncer retroperitoneal, cáncer de laringe) (27,3%) y cáncer de pulmón (18,2%). La mayoría presentaba cáncer metastásico (63,6%).

Hemos obtenido resultados muy alentadores. Después de cada sesión hubo un aumento de las emociones positivas, existiendo mejorías significativas en ánimo positivo, bienestar y tranquilidad después de la primera y tercera sesión. Estas dos sesiones están centradas en la revisión de momentos vitales positivos y elaboración de un libro de vida personal, lo que apunta a la relevancia que ha tenido este módulo de trabajo para este grupo de pacientes, y a la importancia de continuar explorando su utilidad con un mayor número de participantes.

Por otro lado, se observó que después de todas las sesiones la mayor parte de pacientes (por encima del 60%) señaló encontrarse mejor de ánimo, y que ellos valoraron de forma positiva (agrado con la sesión, utilidad percibida) cada una de las sesiones de intervención. Un segundo paso en este proyecto será incorporar aplicaciones para teléfonos móviles, que permitan ofrecer apoyo más allá de las sesiones presenciales.

A partir de estos resultados iniciales, y de los datos que existen hasta el momento, es posible plantear que los entornos virtuales y las tecnologías muestran utilidad no sólo para disminuir el malestar sino también para promover bienestar emocional, especialmente durante períodos de tratamiento y hospitalización. De ahí que sea relevante continuar investigando en esta área, especialmente para determinar modos viables de implementar estas intervenciones en el contexto sanitario.

El artículo completo puede encontrarse en la Revista Psicooncología:

Espinoza, M., Baños, R.M., García-Palacios, A. y Botella, C. La realidad virtual en las intervenciones psicológicas con pacientes oncológicos. Psicooncología, Vol. 10 (2-3), 247-261.

Referencias

Oyama, H., Oshuga, M., Tatsuno, Y. & Katsumata, N. (1999). Evaluation of the psycho-oncological effectiveness of the bedside wellness system. CyberpsycholBehav, 2(1), 81- 84.

Schneider, S. & Hood, L. (2007). Virtual Reality: A distraction intervention for chemotherapy. OncolNurs Forum, 34, 39–46.

Wolitsky, K., Fivush, R., Zimand, E., Hodges, L. & Rothbaum, B. (2005). Effectiveness of virtual reality distraction during a painful medical procedure in pediatric oncology patients. PsycholHealth, 20, 817-24.

Macarena Espinoza. Estudiante de Doctorado en Psicología, Universidad de Valencia. Personal investigador contratado, Laboratorio de Psicología y Tecnología, Labpsitec. Experiencia investigadora en el área de las TICs y sus aplicaciones en psicooncología y los trastornos emocionales.

Dra. Rosa María Baños. Catedrática de Psicopatología en la Universidad de Valencia. Directora del Máster "Intervención multidisciplinar para trastornos de la conducta alimentaria, trastornos de la personalidad y trastornos emocionales". Sus áreas de investigación se centran en psicopatología, el tratamiento de los trastornos psicológicos y la aplicación de las TICs en psicología.

Dra. Azucena García-Palacios. Profesora Titular de la Universitat Jaume I, Castellón. Coordinadora clínica en el Servicio de Asistencia Psicológica de la Universitat Jaume I. Dentro de sus áreas de interés se encuentra el tratamiento para el trastorno límite de la personalidad y la aplicación de TICs en el trabajo con dolor agudo y crónico.

Dra. Cristina Botella. Catedrática de Psicología Clínica en la Universitat Jaume I, Castellón. Directora del Laboratorio de Psicología y Tecnología, Labpsitec. Su principal línea de investigación es el diseño y evaluación de aplicaciones basadas en las TICs para el tratamiento de los trastornos emocionales.

Artículos Relacionados
CREAN UN PROGRAMA DE REALIDAD VIRTUAL PARA TRABAJAR LA FOBIA SOCIAL
TRATAMIENTO VIRTUAL PARA LAS FOBIAS
EVALUACIÓN DEL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD (TDAH) EN NIÑOS MEDIANTE TAREAS DE ATENCIÓN SOSTENIDA EN ENTORNOS VIRTUALES
AVANCES EN LOS TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS: LA UTILIZACIÓN DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y LA COMUNICACIÓN
Nuevo portal sobre cáncer: www.onconocimiento.net
Decálogo para el buen tratamiento informativo del Cáncer
Guía de práctica clínica para el manejo de dolor en niños con cáncer
Salud mental y malestar emocional en pacientes con cáncer