El 31 de mayo se celebra el Día Mundial contra el Tabaco. Con la celebración de este evento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pretende contribuir a proteger a las generaciones presentes y futuras, no sólo de las consecuencias negativas para la salud derivadas del consumo de tabaco, sino del impacto social, ambiental y económico que conlleva tanto para los consumidores directos, como para los indirectos por exposición al humo del tabaco. Se estima que el tabaco constituye la principal causa de las muertes prevenibles en el mundo, siendo el responsable del fallecimiento de 6 millones de personas y de una pérdida económica de medio billón de dólares cada año.

Según el último informe de la OMS, sobre la Epidemia Mundial de Tabaquismo 2013, dos tercios de la población mundial continúan “desprotegidos” frente a los riesgos asociados al consumo de tabaco, es decir, que en los países en los que habitan no se han implementado medidas de protección contra el consumo de tabaco con el adecuado rigor y exigencia, por lo que se deben invertir mayores esfuerzos en esta dirección.

Para ello, la OMS ha identificado seis medidas de control del tabaco, denominadas “mpower”, que, de acuerdo con la evidencia científica, han resultado ser muy eficaces. Estas medidas hacen referencia a controlar y vigilar el consumo de tabaco y las políticas de prevención; proteger a la población del humo de tabaco (a través de la creación de espacios libres de humo); ofrecer a la población ayuda para dejar de fumar; advertir a la población de los peligros del tabaco; hacer cumplir las prohibiciones sobre publicidad, promoción y patrocinio del tabaco y aumentar los impuestos del tabaco.

Con la finalidad de que los gobiernos y las asociaciones interesadas puedan evaluar su capacidad para poner en marcha estas medidas mpower, la OMS ha publicado la guía de Evaluación de la capacidad nacional para implementar medidas eficaces de control de tabaco (Assessing the national capacity to implement effective tobacco control policies). Este manual describe la metodología y los pasos que tienen que seguir los gobiernos y la sociedad civil para poner en práctica estas medidas de control del tabaco de manera efectiva, así como proporciona recomendaciones sobre posibles en la que se encuentre la estrategia nacional de control del tabaco en cada caso.

Las personas interesadas pueden consultar la guía en el siguiente enlace:

Assessing the national capacity to implement effective tobacco control policies

Artículos Relacionados
Nueva directiva de la Unión Europea sobre el tabaco y productos relacionados
La OMS solicita que los cigarrillos electrónicos sean considerados un problema de salud pública
El CNPT solicita al Senado que la regulación de los cigarrillos electrónicos se equipare a la del tabaco
Permisividad, control y afecto parental y consumo de drogas en adolescentes
El Congreso rechaza la PNL en contra de la modificación de la Ley antitabaco
Se presenta una PNL en contra de la modificación de la Ley antitabaco