La WFMH (World Federation for Mental Health-Federación Internacional de Salud Mental), ha hecho un llamamiento a los líderes de la Salud Mental y ha instado a todos sus miembros –entre ellos el Consejo General de la Psicología-, para que se unan al movimiento global #FundaMentalSDG, una iniciativa cuyo propósito es el de conseguir la inclusión de unos objetivos específicos, claros y medibles de Salud Mental dentro de la Agenda de Desarrollo Global Post-2015 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Esta iniciativa surge con la publicación del último informe de la OMS, titulado Preventing suicide-a global imperative (La prevención del suicidio, un imperativo mundial, un estudio en el que se han analizado datos de un total de 172 países para ofrecer una estimación de la tasa de suicidios mundial y establecer recomendaciones para su prevención a escala global. De acuerdo con este informe, si bien el suicidio se puede prevenir y los trastornos mentales tienen tratamiento, éstos no se están abordando adecuadamente. Este hecho se reafirma al ver las cifras alarmantes que presenta la OMS y que convierten el suicidio en un importante problema de salud pública.

Por este motivo, tal y como ha señalado la WFMH en nota de prensa, es importante que la ONU reconozca que “no hay desarrollo sostenible sin salud mental y física”, y, consecuentemente, añada la Salud mental como objetivo en su Agenda.

Concretamente, el movimiento pretende que se incluya el siguiente objetivo específico dentro de los objetivos de la Agenda Post-2015 relacionados con la salud:

“La prestación de servicios de salud mental y física y de atención social a personas con trastornos mentales, en equiparación con los recursos destinados a la salud física”.

Asimismo, propone que lo anterior esté apoyado directamente por 2 indicadores relacionados con el Plan de Acción de Salud Mental de la OMS para los años 2013-2020:

  1. "Garantizar que la cobertura de servicios para las personas con trastornos mentales graves en cada país se haya incrementado al menos un 20% para el 2020 (incluyendo un paquete de intervención orientado a la comunidad para personas con psicosis, trastornos afectivos bipolares, o depresión moderada-severa)".

  2. "Aumentar la cantidad invertida en salud mental (como porcentaje del presupuesto total de salud), en un 100% para el año 2020 en cada país de bajos y medianos ingresos".

La nota de prensa de la WFMH está disponible en inglés a través del siguiente enlace:

Nota World Federation for Mental Health

Artículos Relacionados
Health 2020: nueva política sanitaria europea para la promoción de la salud y el bienestar
La salud mental y el bienestar, prioritarios dentro de los objetivos para el desarrollo sostenible
La labor de los psicólogos, imprescindible para el logro de los objetivos de la ONU