La prevalencia mundial del consumo de drogas ilícitas y el consumo de drogas problemático se mantiene estable, si bien el “policonsumo de drogas, entendido en general como el consumo de dos o más sustancias a la vez consecutivamente, sigue siendo un problema grave, tanto de salud pública como en lo que respecta a su fiscalización”. Estas son algunas de las conclusiones del Informe Mundial sobre Drogas 2014, elaborado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y dado a conocer en junio de 2014.

Tal y como advierte el texto, el consumo de drogas, aunque se ha estabilizado, sigue causando un daño importante a escala mundial. Se estima que en el año 2012 se produjeron alrededor de 183.000 muertes relacionadas con las drogas, lo que supone una tasa de mortalidad de 40 muertes por cada millón de habitantes entre 15 y 64 años. Los opiáceos y los opioides encabezan la lista de las sustancias problemáticas que causan más enfermedades y muertes relacionadas con las drogas en todo el mundo. En relación al consumo de drogas problemático, es decir, el número de consumidores habituales y personas que sufren trastornos de consumo o dependencia de sustancias, se sitúa entre los 16 y 39 millones de personas.

A pesar de la estabilización de los datos, los autores del informe llaman la atención sobre una de las lagunas más importantes en el control de las drogas en el mundo: la falta de servicios especializados y la dificultad en el acceso a tratamiento, ya que sólo uno de cada seis consumidores de drogas tuvo acceso o recibió tratamiento para su problema de drogodependencia.

El informe, que analiza el consumo de opiáceos, la cocaína, el cannabis y las anfetaminas (incluido el éxtasis) y los efectos del consumo de drogas en la salud, refleja un panorama mundial marcado por una nueva tendencia de los consumidores a alternar el consumo de heroína y opioides farmacéuticos (en países como Estados Unidos, Oceanía, y algunos países de Europa y Asia), así como una disminución de la producción mundial de cocaína (aunque su consumo sigue siendo elevado en América del Norte y creciente en otras zonas de América del Sur, África y Asia). Respecto al consumo de cannabis, el informe revela una ligera disminución, excepto en América del Norte.

Finalmente, las sustancias psicoactivas no reguladas en el mercado global experimentaron un aumento en 2013, llegándose a identificar más de 340 nuevas sustancias, lo que supone más del doble que las identificadas en el año 2009.

Según ha declarado el director de UNODC, “el éxito sostenible en el control de las drogas requiere un compromiso internacional sólido. Asimismo, ha señalado que el enfoque adecuado para reducir el impacto del consumo de drogas en el mundo debe ser “balanceado e integral, que aborde la oferta y la demanda” y que esté sustentado en “acciones basadas en la evidencia, enfocadas a la prevención, el tratamiento y la rehabilitación e integración sociales”.

Se puede descargar el informe en el siguiente enlace:

Informe Mundial sobre Drogas 2014

Artículos Relacionados
Aprobada una PNL relativa a la coordinación sociosanitaria en el abordaje de las adicciones
Ayudar a hijos frente a las drogas, guía para familias
Materiales didácticos y servicio de orientación sobre consumo de drogas de la Obra Social de la Caixa
El Ministerio de Sanidad presenta una App para la prevención del consumo de drogas
Relación entre consumo de drogas y predisposición a tener desórdenes del espectro esquizofrénico
Permisividad, control y afecto parental y consumo de drogas en adolescentes
Guía de drogodependencia y adicciones: prevención en el ámbito laboral, de UGT
Informe mundial sobre drogas 2013
En España no se están aplicando medidas preventivas eficaces para las adicciones - Entrevista a Elisardo Becoña