Tal y como viene haciendo puntualmente, el pasado 23 de octubre, tuvo lugar una nueva reunión de la Comisión de Test del Consejo General de la Psicología (COP) en la sede de la Organización Colegial.

Como ya saben nuestros lectores, dicha Comisión está conformada por psicólogos procedentes del ámbito académico, de las editoras de test y del propio COP, que, desde el año 1995, trabajan con el objetivo primordial de promocionar y potenciar el uso adecuado de los test en España.

Para tal fin, desarrollan su labor en coordinación con otros grupos de trabajo de este mismo ámbito, tales como la Comisión de test de la EFPA (European Federation of Psychologists Association-Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos Profesionales), o la ITC (International Test Commission-Comisión Internacional de Test).

Reunión de la Comisión de test del COP. De izda. a dcha.: Miguel Martínez García, Frédérique Vallar, Ana Hernández Baeza, José Muñiz Fernández (coordinador), José Ramón Fernández Hermida (Responsable de la Junta de Gobierno), Vicente Ponsoda Gil y Milagros Antón López

Entre las múltiples tareas conjuntas que se vienen realizando con estas organizaciones internacionales, una de las más destacadas y que, posteriormente, ha tenido amplia repercusión sobre los actuales objetivos de trabajo de la Comisión de test española, fue la puesta en marcha, en el año 1999, de una encuesta europea sobre la opinión de los psicólogos acerca de las pruebas psicológicas -adaptada al contexto español por la Comisión de test del COP-, con el propósito de organizar acciones y proyectos orientados a mejorar su uso. Si bien esta valoración se repitió nuevamente en el año 2010, los resultados de la primera encuesta pusieron de relieve desde un primer momento, la necesidad por parte de los profesionales de la Psicología de disponer de información técnica sobre los test que utilizan.

Para dar respuesta a esta demanda, la Comisión Nacional de test, se propuso entre sus objetivos el comenzar una revisión sistemática de las pruebas editadas en España, en la misma línea que otros países como, por ejemplo, Holanda.

Este proceso de evaluación se inició en 2010, valorando pruebas tan conocidas como el WISC-IV, el NEO PI-R o el PROLEC-R, y su éxito ha quedado patente desde entonces hasta la actualidad, en que se está llevando a cabo la tercera revisión, correspondiente a los siguientes test psicológicos: BECOLE (Batería de Evaluación Cognitiva de la Lectura y Escritura), Trauma  (TRauma - Test de resistencia al trauma), ECLE (ECLE–1, ECLE-2; ECLE–3. Pruebas de evaluación de las competencias de comprensión lectora), CESQT (Cuestionario para la Evaluación del Síndrome de Quemarse por el Trabajo), ESQUIZO-Q (Cuestionario Oviedo para la evaluación de la esquizotipia), IECI (Inventario de Estrés Cotidiano Infantil), SOC (Escala de Dificultades de Socialización de Cantoblanco), BCSE (Test breve para la evaluación del estado cognitivo), Boehm-3 Preescolar (Test Boehm de conceptos básicos-3 Preescolar), Boehm-3 (Test Boehm de conceptos básicos-3) y WAIS-IV (Escala de Inteligencia de Wechsler para Adultos-IV).

Todos estos test pasan por un arduo proceso valorativo que comienza con la elección de un coordinador y la selección de un conjunto de expertos, quienes evalúan las pruebas siguiendo un modelo de revisión por pares. Los dos revisores de cada prueba utilizan el Cuestionario para la Evaluación de los Test (CET) –adaptación española del modelo de evaluación desarrollado por la EFPA (Prieto y Muñiz, 2010)-, para recoger información relativa a la calidad de los materiales, el análisis formal y psicométrico de los ítems, la validez y la fiabilidad de las pruebas, etc., y, a la par, realizar una valoración global, informando sobre la idoneidad del instrumento y señalando sus puntos fuertes y débiles. Posteriormente, la Comisión elabora un informe conjunto, combinando las evaluaciones de ambos revisores.

Este procedimiento de evaluación, presentado a grandes rasgos, constituye un medio eficaz para mejorar los test y su práctica, al ofrecer a los posibles usuarios de estas pruebas una información objetiva y actualizada de la mano de expertos en este ámbito.

Como ya comentábamos en párrafos anteriores, aunque esta línea de trabajo es tan solo una parte de la extensa labor realizada por la Comisión de test del COP, su interés reviste más a nivel nacional, por tratarse de pruebas editadas en nuestro país. Así, si bien hasta la fecha son 20 las pruebas evaluadas por la Comisión de test (WISC-IV, MMPI-2-RF, 16PF-5, PROLEC-R, EFAI, NEO PI-R, EVALUA, IGF, CEAM, ESCOLA, ESPERI, EPV-R, WNV, BDI-II, BAI, RIAS, PAI, MPR, CompeTEA y BAS-II), se prevé que, en un futuro, esta valoración se extienda al volumen total de test editados en España.

Todas las personas interesadas, pueden acceder a los informes de evaluación de la Comisión a través del siguiente enlace:

Comisión de test

Artículos Relacionados
LA OPINIÓN DE LOS PSICÓLOGOS ESPAÑOLES SOBRE EL USO DE LOS TEST
Guía de la ITC sobre seguridad en los test, exámenes y otro tipo de evaluaciones
La construcción de tests exige ya la labor conjunta de equipos multidisiciplinares-Entrevista a Paula Elosua, 9ª Conferencia de la ITC
Guía de la ITC sobre el uso de pruebas e instrumentos de evaluación con fines de investigación
Primer anuncio de la 9ª Conferencia de la Comisión Internacional de Test- San Sebastián, Julio 2014
EVALUACIÓN DE TESTS EDITADOS EN ESPAÑA
YA ESTÁ EN MARCHA LA NUEVA BASE DE DATOS DE TESTS PSICOLÓGICOS DE LA APA