Hasta ahora se sabe que la empatía hacia el dolor de otra persona desencadena una reacción similar a la que se produciría en el caso de que ese mismo dolor nos lo infringieran a nosotros mismos. Pero es poco el conocimiento acerca de la influencia en las respuestas empáticas cerebrales del vínculo afectivo entre las personas. Pues bien, ese ha sido el objeto de estudio de un grupo de investigadores del University College de Londres (Reino Unido), liderado por la neurocientífica Tania Singer.

           

Este estudio ha sido publicado recientemente en la revista Nature y de ello se acaba de hacer eco elmundo.es.

Para ello se sirvieron de un grupo de voluntarios que no se conocían entre sí y que tuvieron que llevar a cabo un juego en el que unos contrincantes hacían trampa y otros no. A continuación, mientras los oponentes eran castigados, el resto de voluntarios se sometieron a escáneres cerebrales.

De esta forma pudieron ver que, independientemente del sexo del observador, cuando veían a los jugadores que no habían hecho trampa sufrir, en todos ellos se activaban las partes del cerebro relacionadas con la percepción del dolor, es decir, las cortezas fontotisular y la cingulada anterior.

Todo cambiaba cuando observaban a los jugadores tramposos sufrir. En dicho caso, se manifestaron diferencias entre sexos.

Las mujeres mostraban respuestas menos empáticas pero se seguían compadeciendo de ellos.

En los varones, la respuesta empática era cero y además se activaban las zonas cerebrales relacionadas con la recompensa. Es más, aquellos que dijeron tener un mayor deseo de venganza eran los que experimentaban una mayor activación cerebral.

Esto llevó a los investigadores a decir que, "al menos en hombres, las respuestas empáticas están configuradas por la valoración del comportamiento social". Sin embargo, a esto añaden "es posible que el diseño de nuestro experimento favoreciese a los hombres por tratarse de una amenaza física, frente a las psicológicas o financieras. Otra posibilidad es que estos hallazgos indiquen un papel predominante del varón en el mantenimiento de la justicia y el castigo por violar la norma en las sociedades humanas".