La evaluación psicológica es la disciplina de la Psicología científica que explora y analiza el comportamiento a nivel motor, fisiológico o cognitivo, de un sujeto o un grupo, por medio de un proceso de toma de decisiones en el que se aplican diferentes dispositivos, tests y técnicas de medida y evaluación (Fernández-Ballesteros, 1996). Esta evaluación puede tener objetivos básicos (responder a demandas de descripción, diagnóstico, orientación y selección) u objetivos aplicados (que responde a demandas de control y cambio). Cuando hablamos de evaluación psicológica, debemos tener en cuenta que abarca los diferentes ámbitos de la Psicología: Clínica, Educativa, del Trabajo y de las Organizaciones, Jurídica, Neuropsicología o del Deporte.

Las pruebas o instrumentos estandarizados, son uno de los tres grandes ejes metodológicos con los que contamos los psicólogos para realizar una buena evaluación psicológica, junto con la entrevista y la observación de campo. Por este motivo, si queremos realizar una evaluación psicológica de calidad, los tests se convierten en una herramienta necesaria, y deben ser sometidos a un proceso riguroso de construcción y evaluación permanente, para que tengan niveles elevados de validez y fiabilidad.

Pero contar con unos buenos tests no es requisito suficiente para una buena evaluación, además, el instrumento debe ser usado e interpretado por psicólogos con la suficiente formación para hacer unas correctas inferencias de los resultados.

Con el objetivo de que en nuestro país se cumplan estos requisitos necesarios para una evaluación psicológica de calidad, el Consejo General de la Psicología (COP) creó en 1995 la Comisión de Tests. Después de sus 20 años de andadura, muchas han sido las actividades que han llevado a cabo con el fin de promocionar y potenciar el uso adecuado de los tests en España; y también en Europa, mediante una estrecha colaboración con la Comisión de Tests de la EFPA (European Federation of Psychologists Associations - Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos) y la ITC (International Test Commission - Comisión Internacional de Tests).

Una de las acciones que llevó a cabo la Comisión de Tests del COP para mejorar esta práctica, fue una encuesta a los psicólogos sobre distintos aspectos del uso de los tests. El objetivo de este estudio era plantear medidas encaminadas a mejorar aquellos puntos débiles detectados por los propios profesionales. Esta encuesta se realizó a nivel europeo en dos ocasiones: en 1999 con la participación de 6 países (los resultados de España se pueden consultar en Muñiz y Fernández-Hermida, 2000), y en 2009 en la que colaboraron 17 países (los resultados de España se pueden consultar en Muñiz y Fernández-Hermida, 2010). En esta última ocasión, fueron 3.126 psicólogos españoles los que respondieron a la encuesta, siendo las conclusiones más relevantes las siguientes:

  • Los psicólogos españoles piensan que los tests han mejorado en los últimos años, y que su uso es muy útil en combinación con otras fuentes de información.
  • Tanto los datos europeos como los españoles revelan que donde se perciben  más problemas de uso de los tests, es en el ámbito de la Psicología del Trabajo.
  • Respecto a la actitud de los psicólogos hacia el uso de Internet y de los informes computarizados, parece que se muestran bastante escépticos sobre la utilización de informes automatizados por ordenador, por cuestiones de problemas de privacidad o fraude que puedan conllevar.
  • Hay acuerdo unánime, entre los psicólogos de las tres especialidades mayoritarias (clínica, trabajo y educativa), en que se necesita disponer de más información técnica de los tests evaluación.
  • En cuanto al uso de los tests por otros profesionales fuera del ámbito de la Psicología, la opinión es tajante. Se admite la aplicación y puntuación de los tests por parte de personas con otras titulaciones, pero piensan que la interpretación de las pruebas ha de ser exclusiva de los psicólogos, ya que implica hacer inferencias sobre la conducta humana a partir de las puntuaciones.

Para dar respuesta a las demandas de los psicólogos europeos detectadas en la encuesta, tanto las organizaciones internacionales, como la Comisión de Tests del COP, han llevado a cabo una serie de importantes acciones dirigidas a mejorar de forma considerable el panorama de la evaluación psicológica.

Por ejemplo, para atender a la necesidad de una mayor información técnica de los tests, fue la Comisión de Tests de la EFPA quien desarrolló un modelo de evaluación de tests, denominado Cuestionario de Evaluación de Tests (CET), y adaptado al castellano por Prieto y Muñiz (2000). El CET permite una evaluación sistemática de las propiedades psicométricas de los tests, y ofrece una evaluación tanto cuantitativa como cualitativa llevada a cabo por expertos.

En el año 2010, la Comisión de Tests del COP decidió poner en marcha el proceso de evaluación de tests en nuestro país, al igual que ya habían hecho otros países europeos anteriormente. A día de hoy, se han evaluado un total de 33 pruebas en tres momentos diferentes, y se está llevando a cabo una cuarta evaluación de tests. Las pruebas sometidas a este examen, son escogidas teniendo en cuenta, tanto su uso por parte de los psicólogos españoles, como el interés de los propios editores para someter sus tests a la evaluación. Precisamente, en el mes de febrero de este año, han salido publicados los resultados más relevantes de las 11 pruebas evaluadas durante el tercer periodo (Hernández, Tomás, Ferreres y Lloret, 2015).

Las pruebas son sometidas a una revisión por pares, de acuerdo con los criterios especificados en el CET, elaborándose un informe final para cada prueba (los informes se pueden consultar en la página Web del COP).

Es importante resaltar que los resultados que han obtenido los tests evaluados a lo largo de las distintas ediciones, son, en general, bastante satisfactorios, de hecho algunos de ellos tienen valoraciones muy positivas. Además, cabe destacar que los manuales de algunos de los tests más recientes, siguen con bastante detalle los apartados del modelo CET, lo que significa que este proceso de evaluación de tests ha clarificado cuáles son los criterios de calidad que deben tener los tests de evaluación, y parece estar teniendo un impacto en la mejora de la información que se presenta en los manuales y, por lo tanto, en la calidad de los mismos. De este modo, aunque todavía queda mucho camino para llegar a evaluar la totalidad de tests editados en España, el proceso está cumpliendo su objetivo ya que está incidiendo en la mejora de las pruebas y sus manuales.

Otro ejemplo de las labores que se están llevando a cabo desde la Comisión de Tests del COP para atender las necesidades de los psicólogos, en concreto, los problemas detectados en el uso de los tests en el ámbito laboral, es su participación en la Comisión Internacional que ha desarrollado la nueva Norma ISO-10667 que regula todo lo relativo a la evaluación de personas en entornos laborales.

La Norma ISO-10667 es un modelo internacional de evaluación de personas en contextos laborales desde una perspectiva basada en evidencias, medible y aplicable a nivel mundial. Dicha normativa describe las competencias, obligaciones y responsabilidades de los clientes y de los proveedores, antes, durante y después del proceso evaluativo, proporcionando, a su vez, directrices para todas las partes implicadas en el proceso evaluador.

Esta nueva herramienta entró en vigor en España el pasado mes de mayo de 2013, con el objetivo de garantizar la calidad del servicio de evaluación, de tal manera que las organizaciones aumenten su eficacia en los procesos de selección de personal, lo que repercute, además, en el bienestar de sus empleados.

Sin embargo, como se comentaba anteriormente, para realizar una buena evaluación no basta con aplicar pruebas de calidad, además, se necesitan profesionales formados y actualizados. Tal y como refleja la encuesta realizada a los psicólogos europeos, estos piensan que no reciben formación suficiente a este respecto, y hay casos en los que la evaluación no la realizan profesionales con la debida titulación. En esta línea, algunos países tienen sistemas de acreditación con el objetivo de garantizar que los profesionales que aplican los tests cuentan con los conocimientos y competencias suficientes para el uso adecuado de las pruebas; e incluso algunos países, como Reino Unido, han puesto en marcha un sistema de acreditación europea que añade valor a esta acreditación.

A través de este tipo de iniciativas y acciones, a nivel europeo y nacional, se pretende mejorar la calidad de las evaluaciones psicológicas. No obstante, es responsabilidad y obligación de cada psicólogo escoger pruebas adecuadas y de calidad, así como formarse y actualizarse para hacer un correcto uso de dichas herramientas.

Dada la importancia de tener herramientas de evaluación psicológica de calidad, Infocop ha querido dedicar su sección En Portada del último número de la revista al análisis de la situación de los tests en España.

Sobre los proyectos de la Comisión, los planes futuros y la situación de los tests en nuestro país, nos pone al día José Muñiz Fernández en la entrevista que Infocop ha querido hacerle para profundizar sobre estos temas. Muñiz es catedrático de Psicometría de la Universidad de Oviedo, coordinador de la Comisión de Tests del COP, anterior presidente de la Asociación Europea de Metodología y de la International Test Commission (ITC), así como representante del COP en la Comisión de Tests de la EFPA y representante de España de la Comisión Internacional que desarrolló la Norma ISO 10667.

Referencias:

Fernández-Ballesteros, R. Introducción a la evaluación Psicológica. Pirámide. Madrid: 1996.

Hernández, A.; Tomás, I.; Ferreres, A. y Lloret, S. (2015). Tercera evaluación de Tests Editados en España. Papeles del Psicólogo, 36 (1), 1-8.

Muñiz, J. y Fernández-Hermida, J.R. (2000). La utilización de los tests en España. Papeles del Psicólogo 76, 41-49.

Muñiz, J. y Fernández-Hermida, J.R. (2010). La opinión de los psicólogos españoles sobre el uso de los tests. Papeles del Psicólogo 31 (1), 108-121.

Prieto, G. y Muñiz, J. (2000). Un modelo para evaluar la calidad de los tests utilizados en España. Papeles del Psicólogo, 77, 65-71.

Artículos Relacionados
“Nuestro objetivo es que los tests sean de calidad y se usen de forma adecuada” - Entrevista a José Muñiz
La Comisión de test del COP se reúne en pro de la calidad de los test en España
Guía de la ITC sobre seguridad en los test, exámenes y otro tipo de evaluaciones
Herramientas para elaborar un programa para la prevención de violencia en el trabajo
Guía de la ITC sobre el uso de pruebas e instrumentos de evaluación con fines de investigación
La construcción de tests exige ya la labor conjunta de equipos multidisiciplinares-Entrevista a Paula Elosua, 9ª Conferencia de la ITC
Celebrado el curso Auditorías Norma UNE-ISO 10667
Jornada “La Norma UNE-ISO 10667: Garantía en la Evaluación de Personas en Organizaciones”-9 de mayo
La Psicología en la evaluación de personas-Jornada Norma UNE-ISO 10667
Publicada en el BOE la nueva Norma ISO-10667, para la evaluación de personas en entornos laborales
Se constituye la comisión nacional para la adaptación de la norma ISO-10667 sobre evaluación de personas en contextos laborales
EL COP ASUME LA RESPONSABILIDAD TÉCNICA DE LA ADAPTACIÓN DE LA NORMA ISO-10667