Los síntomas negativos de la esquizofrenia suelen implicar una ausencia o disminución del funcionamiento normal y la conducta, incluyendo dificultad para experimentar placer por las cosas que antes le gustaba realizar (anhedonia-insociabilidad), falta de energía y de interés (abulia-apatía), empobrecimiento del pensamiento y la cognición (alogia) y aplanamiento afectivo.

La creencia común es que los síntomas negativos tienden a empeorar dando lugar a un deterioro progresivo en el funcionamiento del paciente. Sin embargo, algunos estudios observacionales sugieren que estos síntomas son relativamente estables, mientras que los estudios más recientes reconocen que su cuso es muy heterogéneo. En un intento por explicar esta heterogeneidad, se ha propuesto una distinción entre los síntomas negativos atribuibles a factores externos como la hospitalización o los efectos secundarios de la medicación, que tienden a mejorar relativamente rápido cuando se eliminan las causas externas, y los síntomas negativos primarios (o nucleares) que pueden persistir durante largos periodos de tiempo.

Con el objetivo de investigar la evolución o curso de los síntomas negativos primarios en pacientes ambulatorios con esquizofrenia, se ha llevado a cabo un metanálisis, reuninendo un total de 41 estudios longitudinales e incluyendo a una muestra de 5.944 individuos con esquizofrenia.

Según los resultados de este metanálisis, publicado en revista Psychological Medicine, independientemente del tipo de intervención, incluido el placebo y el tratamiento habitual, los síntomas negativos de la esquizofrenia presentan una reducción significativa con el paso del tiempo, siendo este resultado relativamente robusto, a pesar de la heterogeneidad clínica y metodológica de los estudios incluidos en el estudio. En concreto, se observó una disminución significativa en los síntomas de embotamiento afectivo, alogia, anhedonia-aislamiento social y abulia-apatía, siendo en este último dominio donde se registró la mayor reducción.

De esta manera, los resultados ponen de manifiesto que los síntomas negativos no son tan resistentes al cambio como se pensaba. Asimismo, suponen una crítica al enfoque histórico que sugiere que la esquizofrenia es un trastorno que presenta un declive continuo y apoyan, por tanto, el modelo de recuperación.

Fuente:

Savill, C. Banks, H. Khanom and S. Priebe (2014). Do negative symptoms of schizophrenia change over time? A meta-analysis of longitudinal data. Psychological Medicine, 1-15.

Artículos Relacionados
PIENSA-Guía para adolescentes y familias que quieren entender y afrontar la psicosis
La terapia cognitivo-conductual, estándar de calidad del NICE para la atención de adultos con psicosis y esquizofrenia
Tratamiento de los trastornos psicóticos: nuevas terapias cognitivas y aportaciones de la experiencia
Guía para comprender la psicosis y la esquizofrenia
El papel de los familiares cuidadores de personas con esquizofrenia, primeros resultados Encuesta EUFAMI
“Vivir con esquizofrenia” – Día Mundial de la Salud Mental
“El tratamiento psicológico es fundamental para prevenir la esquizofrenia” - Nota de prensa de la EFPA
Un seguimiento a 20 años revela que los antipsicóticos no reducen los síntomas psicóticos en esquizofrenia