Tal y como informó Infocop, el pasado mes de abril el Consejo de Ministros aprobó la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo para el periodo 2015 – 2020. La nueva Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo, fruto del consenso de la Administración General del Estado, las Comunidades Autónomas y representantes de empresarios y trabajadores, establece el marco de referencia de las políticas públicas en materia de seguridad y salud en el trabajo hasta 2020 y orienta las actuaciones de las instituciones competentes y con responsabilidad en prevención de riesgos laborales de los próximos años.

El documento, que se encuentra accesible al público, establece que “la presente Estrategia ambiciona alcanzar una sociedad en la que el bienestar en el trabajo se perciba como una realidad y no como una utopía. Es preciso concienciar a la opinión pública sobre los beneficios humanos y sociales derivados de unos entornos de trabajo seguros y saludables que favorezcan una vida laboral sostenible y de calidad, así como de la importancia que la seguridad y la salud en el trabajo tienen para el impulso de la productividad y competitividad de las empresas”.

La nueva Estrategia se asienta en dos principios fundamentales: la prevención y la colaboración de los poderes públicos, los empresarios y los trabajadores, estableciendo las siguientes prioridades para la mejora de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo:

  1. Mejorar la eficiencia de las instituciones dedicadas a la prevención de riesgos laborales.
  2. Potenciar actuaciones de las Administraciones Públicas en materia de análisis, investigación, promoción, apoyo, asesoramiento, vigilancia y control de la prevención de riesgos laborales.
  3. Promover, con la participación de los Interlocutores Sociales y las Comunidades Autónomas, la mejora de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo, especialmente en sectores, actividades, colectivos y empresas de mayor riesgo.
  4. Fortalecer la participación de los Interlocutores Sociales y la implicación de los Empresarios y Trabajadores en la mejora de la seguridad y salud en el trabajo.

En lo que respecta a la salud y el bienestar, y en relación con el tercer objetivo, (Promover, con la participación de los Interlocutores Sociales y las Comunidades Autónomas, la mejora de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo), la Estrategia establece entre otras líneas de actuación: “mejorar y promover el estudio de la investigación de las enfermedades profesionales, así como la detección y comunicación de las mismas, con la máxima de anteponer la prevención a la rehabilitación”, y “fomentar una cultura de la salud potenciando hábitos saludables en el entorno laboral”.

La Estrategia además se acompaña de una serie de datos sobre la situación en España en materia de seguridad y salud en el Trabajo. A este respecto, y en relación con los riesgos psicosociales en el trabajo, el documento señala que se ha registrado un ligero aumento del año 2007 al año 2012 en el porcentaje de trabajadores que se quejan de la sobrecarga mental que requiere su trabajo, bien sea porque se les demanda que trabajen más rápido, porque tienen que atender varias tareas al mismo tiempo o porque deben mantener un nivel de atención muy elevado para la realización de su actividad laboral. A su vez, los trabajadores en el sector Servicios, cuyo trabajo implica el contacto con el público, son los que informan de mayores niveles de estrés y de exposición a conductas violentas.

Según los últimos datos disponibles de la Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo 2012 y recogidas en la Estrategia, las principales dolencias atribuibles o agravadas por el trabajo son, en primer lugar, los dolores (de espalda, de cuello o de las extremidades) con un porcentaje entre 18,5% y 43,8%, seguidos del cansancio o agotamiento (16,5%), el estrés o ansiedad (14,1%), el dolor de cabeza (8,6%) y los problemas para conciliar el sueño (6,5%). Asimismo,  entre las preocupaciones de los trabajadores españoles acerca de su actividad laboral se encuentra el riesgo de perder el empleo (51,4%), el riesgo de contraer una enfermedad (22,5%) y el riesgo de tener un accidente (22,6%). Sin embargo, otras preocupaciones como la cantidad de trabajo (19%), el ritmo de trabajo (18,8%), el horario de trabajo (15,4%), las relaciones con otras personas no empleadas (15,3%), la monotonía (12,9%) y las relaciones con jefes (12,4%) y con compañeros (12,2%), también son importantes fuentes de estrés entre los trabajadores españoles, lo que da cuenta del peso de los riesgos psicosociales en el ámbito laboral.

Fuente:

Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020

Artículos Relacionados
¿La autonomía del trabajador influye en el estrés laboral?
Por unos lugares de trabajo saludables con empleados felices y eficaces – nueva guía del NICE
Aprobada la Estrategia de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020, por Consejo de Ministros
Por unos lugares de trabajo sanos y sin humo, campaña de la Agencia europea para la salud y seguridad en el trabajo
El 20% de personas en edad de trabajar sufre algún trastorno mental - Informe de la OCDE
Guía para la Gestión del Estrés y los Riesgos Psicosociales en el Trabajo, de la Agencia Europea