A mediados de este año 2015, el Grupo Parlamentario Socialista presentó a la Mesa del Congreso de los Diputados una pregunta para su respuesta por escrito, con el propósito de conocer si el Gobierno tiene previsto implantar en nuestro país las recomendaciones de la Asamblea del Consejo de Europa para garantizar que los niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) reciben un tratamiento adecuado y completo.

El origen de esta pregunta fue la aprobación, el pasado mes de marzo, de la Resolución 2042 (2015), a través de la cual la Asamblea del Consejo de Europa instaba a sus Estados Miembros a garantizar el tratamiento integral de los niños con TDAH.

Dicha Asamblea, integrada por los Jefes de Estado o de Gobierno de los Estados miembros de la Unión Europea (UE), así como por su Presidente y el Presidente de la Comisión, es la institución que define la orientación política general y las prioridades de la UE, mediante la adopción de Conclusiones que definen asuntos específicos de interés y exponen actuaciones concretas que se han de emprender u objetivos que se han de alcanzar.

Tal es el caso de esta Resolución, mediante la que el Consejo de Europa subraya la necesidad de llevar a cabo un tratamiento multimodal del TDAH, combinando las intervenciones médicas, conductuales y educativas.

En su texto, esta institución alertaba sobre el modo en que la complejidad de este trastorno puede dificultar su evaluación e incrementar el riesgo de realizar un diagnóstico erróneo. Asimismo, planteaba la importancia de identificar las razones subyacentes a las discrepancias existentes hoy en día en torno a la prevalencia y el tratamiento del TDAH, y de proporcionar tanto a padres como a profesores información sobre su diagnóstico e intervención.

En relación con la investigación, la Resolución de la Asamblea llamaba la atención sobre el volumen de estudios centrados principalmente en las intervenciones farmacológicas, “sin la suficiente consideración de otras opciones de tratamiento, en particular, las intervenciones conductuales/psicosociales dirigidas a la enseñanza de habilidades que mejoren el comportamiento de los niños con TDAH”, proponiendo, a su vez, llevar a cabo “estudios independientes y bien diseñados” sobre el papel de los factores ambientales en la etiología del trastorno, y sobre la evaluación de resultados a corto y largo plazo asociados con las diferentes opciones de tratamiento, así como los posibles efectos adversos a largo plazo del uso de estimulantes en niños.

Por todo lo anterior, esta institución hacía un llamamiento a los Estados miembros del Consejo de Europa para la adopción de una serie de acciones, tales como la introducción de programas de detección e intervención temprana, asegurarse de que los profesionales de la salud cuenten con la formación adecuada sobre el diagnóstico y tratamiento pertinente para el TDAH (basándose en el principio del interés centrado en el niño), cumplir los procedimientos de diagnóstico establecidos en las directrices nacionales e internacionales, y adoptar un enfoque integral en la intervención, garantizando que “los medicamentos psicoestimulantes se utilicen como medida de último recurso -y siempre en combinación con otros tratamientos- dando prioridad a las intervenciones conductuales y apoyo académico”.

Dada la importancia de las propuestas planteadas por la Asamblea del Consejo de Europa, el PSOE formulaba las siguientes preguntas:

“¿Tiene previsto el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad implantar en nuestro país dichas recomendaciones? En caso afirmativo, ¿qué cronograma se plantea?”

La respuesta a esta interpelación fue publicada en el Boletín del Congreso, a finales del pasado mes de octubre. En ella, el Ejecutivo enumera diversas medidas relativas al TDAH que se están implementando ya en España, en la misma línea que las recomendaciones de la Resolución europea.

En primer lugar, adelanta que dentro de la Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud (SNS) –cuya actualización, con vigencia hasta 2019, verá la luz en los próximos meses-, está explicitada la introducción de programas de detección e intervención temprana del TDAH. Por ende, la Estrategia cuenta con “una línea específica de investigación en Salud Mental”, en la que se contemplan varios objetivos relacionados con el abordaje e intervención precoz de este trastorno.

Según señala el Gobierno en su respuesta, en lo que se refiere a la atención precoz en TDAH, el diagnóstico, el tratamiento y el apoyo psicológico, el Real Decreto 1030/2006, de 15 de septiembre, por el que se establece la cartera de servicios comunes del SNS y el procedimiento para su actualización, “recoge, tanto en la cartera de atención primaria como en la de atención especializada, diferentes aspectos relativos a la detección, el diagnóstico y el tratamiento de las psicopatologías de la infancia y de la adolescencia”.

Para más información pincha el siguiente enlace:

Respuesta del Gobierno en relación con la implantación de las recomendaciones de la Asamblea del Consejo de Europa para garantizar que los niños con TDAH

Artículos Relacionados
El Consejo de Europa pide que se garantice el tratamiento integral de los niños con TDAH
Intervenciones coste-eficaces para el TDAH, Informe del Centro de Salud Mental del Reino Unido
Un estudio alerta sobre la prescripción de medicación para el tratamiento del TDAH a menores de 5 años
Radiografía de la hiperactividad, ¿es necesaria la intervención farmacológica?
Los intereses que hay detrás del diagnóstico del TDAH-Entrevista a Marino Pérez Álvarez
“La intervención del psicólogo en el tratamiento del TDAH es esencial”- Entrevista a Inmaculada Moreno, IV Symposium Nacional de Psicología Clínica y de la Salud con niños y adolescentes (13-15 noviembre)
Presentada una PNL sobre el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad