Organizaciones de diversos países, como Austria, Australia, Argentina, Canadá, Francia, Nueva Zelanda, Nigeria, Sudáfrica, Reino Unido y España se han unido en una iniciativa para declarar el primer Día Mundial de la Salud Mental Materna (wmmhday.postpartum.net; #maternalMHmatters).

El grupo de trabajo internacional, formado por organizaciones como Postpartum Support International (EE.UU.), Maternal Mental Health Alliance (Reino Unido), Center of Perinatal Excellence (Australia), National Coalition for Maternal Mental Health (EE.UU.), Mother First (Canadá) o la Sociedad Marcé Española de Salud Mental Perinatal (MARES), entre otras, se conformó a finales de 2015 para iniciar una campaña con el fin de proclamar el Día Mundial de la Salud Mental Materna, seleccionando el primer miércoles de mayo, una fecha cercana al Día de la Madre y a la Semana de la Salud Mental en muchos países.

A través de la promulgación de este día pretenden que la salud mental perinatal reciba la atención que se merece por parte de la sociedad y de los responsables de las políticas sanitarias, mejorando los recursos destinados a programas de prevención, detección y tratamiento de los trastornos mentales durante el embarazo y el primer año tras el nacimiento y aumentando la concienciación social sobre este problema, cuya incidencia es mucho mayor de lo que se pensaba.

Para ello, estas organizaciones han puesto en marcha una campaña de recogida de firmas  (ver aquí) y han dado difusión a un comunicado en el que proporcionan algunos datos del impacto de los problemas de salud mental durante el embarazo y posparto, tales como:

  • El 10% de las madres presenta una depresión posparto.
  • Una de cada 5 madres presenta algún trastorno mental durante el embarazo o el posparto, siendo los más frecuentes los trastornos de depresión y ansiedad.
  • El 4% de las madres presenta un trastorno mental grave.
  • Una de cada 1.000 madres padece una psicosis puerperal que precisa ingreso hospitalario. En aquellas madres con un trastorno bipolar previo el riesgo alcanza el 50%.
  • El suicidio es una de las principales causas de muerte materna durante el primer año después del parto.
  • El infanticidio materno durante los primeros meses de vida suele realizarse en el contexto de una depresión grave o de una psicosis puerperal con el fin de proteger a los hijos/as del sufrimiento (suicidio ampliado).
  • El trastorno mental durante el embarazo o el posparto dificulta el establecimiento y el mantenimiento de un vínculo afectivo con él/la bebé.
  • En el próximo año, 40.000 madres padecerán una depresión posparto y 400 una psicosis posparto.

Tal y como difunden en su comunicado, “el estrés y la enfermedad mental materna pueden afectar directamente al feto y al recién nacido con impacto sobre su desarrollo físico, cognitivo y emocional que puede perdurar en el tiempo. La atención y los cuidados hacia la salud mental de la madre proporcionan el apoyo necesario para que las mujeres puedan ampliar sus recursos y capacidades personales, adaptarse mejor a estos desafíos, vincularse afectivamente con su bebé, alimentarlo y cuidarlo. Por eso, cuidar la salud mental de las madres supone mejorar la salud de la sociedad actual y futura”.

Las personas interesadas pueden acceder al contenido completo de la campaña en el siguiente enlace:

4 de mayo, Día Mundial de la Salud Mental Materna

Artículos Relacionados
La depresión perinatal es un importante problema de salud pública – Entrevista a Maria Fe Rodríguez Muñoz
Nuestra contribución en el abordaje de la salud integral de la mujer en el periodo perinatal es fundamental – Entrevista a Jorge Osma
La OMS publica una guía para el abordaje psicológico de la depresión perinatal
Se recomienda la evaluación de la depresión en el periodo perinatal, según un panel de expertos