En el año 2004 la institución estadounidense FDA (Food and Drug Administration) alertó del riesgo del aumento de conductas suicidas en niños y adolescentes tratados con antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), incluyendo una advertencia en los prospectos de estos medicamentos (black box warning). Como consecuencia de esta información, durante los dos primeros años después de hacerse pública esta información, se produjo un descenso en las prescripciones de este tipo de medicamentos a niños y adolescentes.

Si esta reducción en la prescripción de antidepresivos se mantuvo o no en el tiempo se desconocía hasta la publicación, este año 2016, de un estudio dirigido por Christian J. Bachmann (del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia de Londres; Institute of Psychiatry, Psychology & Neuroscience, King’s College London). Este trabajo, publicado en la revista European Neuropsychopharmacology, fue realizado entre los años2005 y 2012 en cinco países: Dinamarca, Alemania, Países Bajos, Reino Unido y Estados Unidos, con el objetivo de evaluar las tendencias más recientes en la prescripción de antidepresivos en población joven (de 0 a 19 años).

Los datos de este estudio transversal revelan un importante incremento en el uso de antidepresivos en niños y adolescentes durante los años evaluados. Se encontró que, durante los años evaluados, la prevalencia del consumo de estos medicamentos aumentó un 26,1% en Estados Unidos, un 54,4% en Reino Unido, un 60,5% en Dinamarca, un 17,6% en Países Bajos y un 49,2% en Alemania.

Teniendo en cuenta la franja de edad, se dio un mayor incremento entre los jóvenes de 15 a 19 años en Dinamarca, Alemania y Reino Unido, y entre los de 10 a 14 años en los Países Bajos y Estados Unidos. En cuanto al tipo de antidepresivos hay un uso predominante de los ISRS, llegando a ser el antidepresivo de elección en el 81,8% de los casos en Dinamarca.

Según estos resultados queda patente que a pesar del descenso inicial en el uso de antidepresivos en niños y adolescentes que se produjo tras las advertencias de la FDA, esa tendencia no solo no se mantuvo, sino que por el contrario se ha incrementado considerablemente importante su uso.

Esta tendencia ascendente del uso de antidepresivos, sigue la misma línea que otros medicamentos para niños y adolescentes, como por ejemplo los antipsicóticos o los medicamentos para el TDAH, que muestran también cada vez mayores tasas de consumo.

Según los autores de este trabajo, las razones de esta tendencia no están claras, ya que no ha habido un aumento significativo de las tasas de trastornos mentales en niños y adolescentes en los últimos años en los países evaluados, así como tampoco ha habido cambios en las recomendaciones de las guías clínicas sobre la utilización de los antidepresivos en esta población. Estos expertos  atribuyen este aumento de prescripción de antidepresivos a razones diversas como:

  • Existe alguna evidencia de un aumento del uso de los servicios de salud mental por parte de los adolescentes y niños, lo que podría indicar una falta de tratamiento en años anteriores.
  • Su amplio uso para patologías para las que no están indicados como las migrañas, los trastornos de personalidad, los trastornos del sueño, así como para los trastornos del desarrollo.
  • La preferencia por la farmacoterapia debido a la limitada disponibilidad de los servicios de psicoterapia, o debido a la creencia de que se alcanzarán los objetivos más rápidamente con los antidepresivos.
  • El aumento de la comercialización y estrategias de marketing por parte de las compañías farmacéuticas.

Lo que ha quedado patente es que a pesar de las advertencias del peligro del uso de los antidepresivos en esta población, su prescripción y la de otros psicofármacos sigue aumentando en muchos países. Estos resultados dan cuenta de la necesidad de seguir investigando y de desarrollar guías clínicas internacionales basadas en la evidencia que marquen la línea de trabajo.

Referencia:

Bachmann, C. J., Aagaard, L., Burcu, M., Glaeske, G., Kalverdijk, L. J., Petersen, I.,... Hoffmann, F. (2016). Trends and patterns of antidepressant use in children and adolescents from fivewestern countries, 2005–2012. European Neuropsychopharmacology, 26, 411–419.

Artículos Relacionados
Un estudio alerta sobre la prescripción de medicación para el tratamiento del TDAH a menores de 5 años
Un seguimiento a 20 años revela que los antipsicóticos no reducen los síntomas psicóticos en esquizofrenia
La terapia cognitiva, una alternativa eficaz para los pacientes que no quieren tomar medicación antipsicótica
¿El Ritalin, o metilfenidato, mejora el rendimiento escolar?
El NIMH reconoce las limitaciones de los antipsicóticos a largo plazo y avala la terapia cognitivo-conductual
Más medicación y menos rehabilitación, para los enfermos mentales, a causa de la crisis
Intervenciones psicosociales para reducir los síntomas de agitación en demencia
LA OCU SOLICITA MÁS TERAPIA PSICOLÓGICA Y MENOS MEDICACIÓN PARA LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD Y DEPRESIÓN
Se podría reducir el consumo de psicofármacos en ancianos con demencia, según un estudio
Expertos en salud mental de Reino Unido demandan más inversión en terapias psicológicas
El placebo y la psicoterapia son mejores que los antidepresivos para tratar la depresión - Entrevista a Irving Kirsch
¿POR QUÉ LOS ANTIDEPRESIVOS CAUSAN MÁS DAÑOS QUE BENEFICIOS?
IRVING KIRSCH Y LA CAÍDA DEL MITO DE LOS ANTIDEPRESIVOS
LA TENDENCIA A RECETAR FÁRMACOS PARA LOS PROBLEMAS DE ANSIEDAD Y DEPRESIÓN CUESTIONA GRAVEMENTE LA CALIDAD ASISTENCIAL QUE SE PRESTA EN NUESTRO SISTEMA SANITARIO