El pasado sábado 10 de septiembre, se celebró el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, una fecha promovida desde el año 2003 por la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP-International Association for Suicide Prevention) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el propósito de sensibilizar a la población sobre este tema y concienciar de que el suicidio se puede prevenir.

Según estima la OMS, más de 800.000 personas mueren por suicidio anualmente -lo que supone una persona cada 40 segundos-, siendo las tentativas de suicidio hasta 25 veces más.

Con motivo de este Día Mundial, la IASP ha emitido un comunicado que, bajo el lema “Conectar, comunicar, cuidar”, pretende transmitir de qué manera puede prevenirse este grave problema de salud pública, poniendo el foco en cada una de estas tres palabras que, tal y como indica la Asociación, “son el corazón de la prevención del suicidio”:

Conectar

Fomentar las relaciones con aquellas personas que han perdido a un ser querido por suicidio o las que han realizado un intento suicida, es crucial para impulsar los esfuerzos para su prevención.

En este punto se pone de relieve el papel trascendental que juega el contacto social, principalmente en la reducción del riesgo de suicidio, indicando que “estar ahí para alguien que ha perdido esta red de apoyo social puede ser una acción que salve vidas”. Asimismo, conectarles con apoyos formales e informales son acciones que pueden ayudar también a prevenir el suicidio, recordando la responsabilidad que tienen aquí tanto individuos como organizaciones y comunidades.

Comunicar

Facilitar comunicaciones eficaces con personas que podrían ser vulnerables al suicidio es una parte importante de cualquier estrategia de prevención del suicidio.

Es fundamental disipar los mitos en torno al suicidio y eliminar el estigma que le rodea, hablando de ello (mostrando compasión, empatía y una escucha no crítica), y concienciando de qué manera diferentes grupos de individuos pueden afrontar e interpretar esta problemática.

Cuidar

Sin el cuidado, ninguna comunicación o conexión en el mundo tendrá efecto alguno. Es imprescindible garantizar que tanto los responsables políticos y los planificadores, como los médicos y otros proveedores de servicios, se preocupan lo suficiente acerca de la prevención del suicidio para que sea una prioridad, y alentar a su vez, a las comunidades para que sean capaces de identificar y apoyar a los que pueden estar en mayor riesgo.

Pero, primordialmente, concluye la IASP, una factor clave en este proceso es cuidar de nosotros mismos, “mirando hacia fuera, hacia otras personas que tengan dificultades, y dejar que ellos cuenten su historia a su manera y a su propio ritmo. Las que han sido afectadas por el suicidio tienen mucho que enseñarnos en este sentido.”

El comunicado, se encuentra disponible en español a través del siguiente enlace:

https://iasp.info/wspd/pdf/2016/2016_wspd_brochure_spanish.pdf

Para más información sobre este Día Mundial, pincha aquí: https://www.iasp.info/

Artículos Relacionados
El suicidio es prevenible-Nota de prensa de la OMS
El número de suicidios sigue creciendo en España
La EFPA se adhiere a la iniciativa “tendiendo la mano y salvando vidas” para prevenir el suicidio
Prevenir el suicidio: Tender la mano y salvar vidas-10 de septiembre, Día Mundial para la Prevención del Suicidio
Respuesta del Gobierno sobre las cifras de suicidios del INE y los IML, y el estado de la Estrategia de Salud Mental
Aumenta la tasa de suicidios en Galicia
UPyD pregunta al Gobierno sobre la discrepancia entre las cifras de suicidios del INE y los IML, y el estado de la Estrategia de SM