Ayer, 1 de octubre, se celebró el Día Internacional de las Personas de Edad, que tiene por objeto reconocer la contribución de las personas mayores, al desarrollo humano y económico, así como resaltar las oportunidades y los retos asociados al envejecimiento demográfico mundial. Además, se pretende aprovechar este día para la puesta en marcha de iniciativas relacionadas con la protección y apoyo a las personas adultas mayores.

Con motivo de este día, Infocop ha querido dedicar este artículo a un estudio publicado recientemente, que muestra que alrededor de 1 de cada 6 personas mayores experimentan algún tipo de abuso, una cifra superior a la previamente estimada y pronosticada según el envejecimiento de la población de todo el mundo.

Estos datos han sido divulgados en un nuevo estudio, apoyado por la OMS y publicado en la revista The Lancet Global Health, que encontró que casi el 16% de las personas de 60 años o más fueron sometidas a abuso psicológico (11,6%), abuso financiero (6,8%), negligencia (4,2%), abuso físico (2,6%) o abuso sexual (0,9%).

Este trabajo es un meta-análisis basado en los datos de 52 estudios seleccionados, procedentes de 28 países de diferentes regiones, incluyendo 12 países de ingresos bajos y medios.

El abuso de los ancianos, que sigue siendo hoy en día un tema tabú, se define como acciones o falta de acción apropiada que puede causar daño o angustia a una persona mayor, que ocurre dentro de cualquier relación donde hay una expectativa de confianza. Todos los tipos de abuso en ancianos pueden tener un impacto en la salud y el bienestar de la persona mayor.

El abuso más habitual es el psicológico e incluye comportamientos que dañan la autoestima o el bienestar de una persona mayor, como insultar, asustar, avergonzar, destruir bienes, o impedir que vean a amigos o familiares. El abuso financiero incluye la malversación ilegal del dinero, la propiedad o los bienes de una persona mayor. La negligencia incluye la no satisfacción de las necesidades básicas de la persona, como alimentos, vivienda, ropa o la atención médica.

Cuando las personas de edad sufren algún tipo de abuso, pueden aparecer problemas de salud, lesiones y dolor, así como depresión, estrés y ansiedad. Además, en ocasiones conduce a un mayor uso de servicios de emergencia, hospitalización y muerte.

Según los datos, se prevé que para el año 2050, el número de personas de 60 años o más, se duplique, llegando a los 2 billones en todo el mundo. Si la proporción de víctimas de malos tratos a las personas mayores continúa aumentando como hasta ahora, el número de personas afectadas aumentará rápidamente debido al envejecimiento de la población, llegando a 320 millones de víctimas en 2050.

A pesar de los datos y las graves consecuencias, el abuso a las personas mayores es uno de los tipos de violencia menos investigados y menos abordados en los planes nacionales para su prevención. Fue en mayo del año pasado, cuando la OMS adoptó un Plan de Acción sobre Envejecimiento y Salud en la Asamblea Mundial de la Salud, que propone, entre otras, las siguientes acciones para abordar el problema:

  • Promover la investigación para conocer el alcance del problema, y en particular en los países con ingresos más bajos (Asia Sudoriental, Oriente Medio y África), sobre los que hay menos datos.
  • Desarrollar una guía basada en la evidencia científica que refleje las pautas eficaces para prevenir y afrontar el abuso a los mayores.

Se puede consultar el estudio completo en el siguiente enlace:

Elder abuse prevalence in community settings: a systematic review and meta-analysis

Artículos Relacionados
Salud en la vida adulta y su relación con el envejecimiento saludable, nuevo informe
Es fundamental cuidar a los cuidadores de personas con demencia para prevenir el maltrato
Medidas para evitar el maltrato a las personas mayores
Manifiesto del COP en el Día Mundial de conciencia del abuso y maltrato en la vejez
Personas con discapacidad intelectual que envejecen: evaluación de necesidades percibidas
Prevenir el aislamiento de las personas mayores, estándar de calidad del NICE
El envejecimiento de las personas con TEA: una realidad compleja e invisible
Manifiesto en el Día Internacional de las Personas Mayores