La terapia de conversión sexual (es decir, aquella que buscar cambiar o eliminar ciertas orientaciones sexuales o identidades de género, incluida la asexualidad), no es ética, resulta potencialmente dañina y no está respaldada por la evidencia. Así lo vuelve a remarcar un nuevo comunicado apoyado por un amplio grupo de organizaciones de salud mental del Reino Unido y el Departamento de salud pública de este país.

Bajo el título Memorando de Conocimiento sobre la terapia de conversión en el Reino Unido -2017 (Memorandum of understanding on conversion therapy in the UK -2017), el nuevo texto pretende erradicar de la práctica clínica los programas de intervención dirigidos a modificar la identidad de género o la orientación sexual de las personas. De esta manera, el comunicado supone una actualización de un memorando anterior, del que ya se habló en Infocop (Organizaciones de salud mental se unen contra la terapia de conversión en el Reino Unido), en el que únicamente se hacía referencia a la terapia de conversión aplicada al cambio de orientación sexual.

Entre los propósitos que persigue el gobierno de Reino Unido y las asociaciones firmantes a través de la difusión de este memorando se encuentra el de informar al público sobre los riesgos que conllevan las terapias de conversión, así como concienciar a los profesionales de la salud, y especialmente a los psicólogos psicoterapeutas, de los problemas éticos asociados a la aplicación de este tipo de terapias. Asimismo, se pretende que los nuevos psicólogos estén al corriente de los resultados de la evidencia acerca de este tipo de programas de intervención, para lo cual el grupo de asociaciones firmantes se compromete a realizar revisiones regulares de la literatura científica sobre este asunto.

Tal y como se mencionó en Infocop anteriormente, esta potente iniciativa impulsada por el gobierno de Reino Unido está en consonancia con las acciones emprendidas por el gobierno de EE.UU. con el mismo fin de eliminar la terapia de conversión sexual de la práctica clínica (El fin de la terapia de conversión sexual: apoyando y afirmando a los jóvenes LGTBQ).

En la nota de prensa emitida a los medios, el presidente de la Asociación Británica de Counselling y Psicoterapia de Reino Unido (British Association of Counselling and Psychotherapy; BACP), Andrew Reeves, ha vuelto a recordar que las orientaciones sexuales y las identidades de género no son trastornos de salud mental, si bien la presión por pretender cambiar dichas orientaciones sexuales o identidades de género puede dar lugar a problemas de exclusión, estigmatización y prejuicios sociales que “pueden precipitar problemas de salud mental para cualquier persona sometida a estos abusos”. Asimismo, ha añadido que “cualquier individuo debería tener acceso a una terapia que no le juzgue; cualquiera que sea su orientación sexual o identidad de género, y esta debe ser proporcionada por un profesional informado, comprometido con la aplicación de terapias basadas en la evidencia y con las habilidades necesarias”.

Además de la Asociación Británica de Counselling y Psicoterapia (British Association of Counselling and Psychotherapy; BACP), otras organizaciones de Reino Unido que forman parte de esta iniciativa son la Asociación Británica de Psicología (British Psychological Society; BPS), el Real Colegio de Médicos (Royal College of GPs) y el Real Colegio de Psiquiatras (Royal College of Psychiatricts).

Fuente:

Memorandum of understanding on conversion therapy in the UK -2017

Artículos Relacionados
Aprobada la Ley de protección integral contra la LGTBIfobia y la discriminación por razón de orientación e identidad sexual en la Comunidad de Madrid
El fin de la terapia de conversión sexual: apoyando y afirmando a los jóvenes LGTBQ
Los desafíos específicos de las personas mayores LGTB
Organizaciones de salud mental se unen contra la terapia de conversión en el Reino Unido
Comunicado del COP sobre las "terapias de conversión" de la homosexualidad