En el mundo entero hay unos 50 millones de personas que padecen demencia, y cada año se registran cerca de 10 millones de nuevos casos, previéndose que, para el año 2050, la cifra actual se triplique. Así lo advierte la Organización Mundial de la Salud, en una Infografía publicada para concienciar sobre este Síndrome, reconociéndolo como una prioridad para la salud pública.

Como bien define la OMS, la demencia se caracteriza por el deterioro de la función cognitiva (es decir, la capacidad para procesar el pensamiento), más allá de lo que podría considerarse una consecuencia del envejecimiento normal. Entre las funciones afectadas por la demencia, destaca la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio, si bien la conciencia no se ve afectada. Asimismo, según indica la Organización, el deterioro de la función cognitiva suele ir acompañado, y, en ocasiones precedido, por el deterioro del control emocional, el comportamiento social o la motivación

Tal y como alerta en su Infografía, la demencia constituye una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores en todo el mundo -siendo la Enfermedad de Alzheimer la forma más común (entre un 60% y un 70% de los casos)-, y su impacto tanto en los cuidadores, como en la familia y la sociedad puede ser de carácter físico, psicológico, social y económico.

Sin embargo, a pesar de lo anterior, existe una falta de concienciación y comprensión de la demencia, lo que, a juicio de la OMS, puede causar estigmatización y suponer “un obstáculo para que las personas acudan a los oportunos servicios de diagnóstico y atención”.

Confiriéndole la importancia que se merece, la OMS recuerda las diferentes acciones que se han llevado a cabo hasta la fecha, orientadas al abordaje de este Síndrome, tales como el Plan de acción mundial sobre la respuesta de salud pública a la demencia 2017-2025, aprobado el pasado mes de septiembre, y que establece una serie de medidas para la sensibilización sobre la enfermedad y el establecimiento de iniciativas destinadas a promover la adaptación a la demencia, la reducción de su riesgo, su diagnóstico, tratamiento y atención, la investigación e innovación o el apoyo a los cuidadores de las personas con demencia.

Asimismo, otros proyectos y acciones emprendidos son el Programa de acción para superar las brechas en salud mental (mhGAP), y el Proyecto de plan de acción mundial sobre la respuesta de salud pública a la demencia (creado para los planificadores de políticas y los investigadores una plataforma internacional de vigilancia, el Observatorio Mundial de las Demencias, que facilitará el seguimiento y el intercambio de información sobre las políticas relacionadas con la demencia, la prestación de servicios, la epidemiología y la investigación).

Para acceder a la infografía, pincha el siguiente enlace:

Demencia: una prioridad de la salud pública

Artículos Relacionados
Se presenta el Plan de Acción Mundial de respuesta a la demencia 2017-2025
¿Cómo abordar el deterioro cognitivo en fases iniciales?, nueva guía para profesionales
Guía para familiares y amigos de personas con problemas de memoria
Es fundamental cuidar a los cuidadores de personas con demencia para prevenir el maltrato
¿Cuánto sabes del Alzheimer?-Nuevo cuestionario
Los amplios beneficios de la Psicología en el ámbito de la demencia, según un nuevo informe
El envejecimiento de las personas con TEA: una realidad compleja e invisible
Mejorar la salud de las personas que viven con demencia-Informe Mundial del Alzheimer 2016